La canasta escolar de alimentos eliminó la carne y el pollo, no alcanza para las familias inscriptas y es muy poco nutritiva, dicen los docentes

Esta semana se realizó la segunda entrega de canastas alimentarias en la Ciudad de Buenos Aires, en reemplazo de los comedores escolares cerrados por la pandemia. El sindicato docente Ademys difundió un extenso documento en el que afirma que “se entrega comida en mal estado y una cantidad totalmente insuficiente que no alcanza para 15 días y no incluye a toda la matrícula escolar“.

Muchos docentes estuvieron presentes en los diversos distritos escolares para controlar la entrega de bolsones a las familias de sus alumnos “recibiendo reclamos y verificando cómo se desarrollan los procedimientos, para constatar si se guardan todos los recaudos de higiene y salubridad que cuiden la salud de las familias y de las trabajadoras que realizan el reparto”.

Ademys denunció que “se reemplazan alimentos que antes se daban en los almuerzos, como puede ser pollo, carne, verduras, por productos de baja calidad secos e insuficientes para los 15 días que supuestamente deben cubrir”.

El contenido de la canasta para desayuno contiene: 6 saquitos de té, dos paquetes de galletitas de avena, dos barras de cereal, dos paquetes de cuatro galletitas de agua, y dos paquetes de galletitas dulces. En el caso de refrigerio de jornada simple: 5 manzanas, una leche en polvo, 5 saquitos de té, cuatro paquetes de galletitas.

En el caso del almuerzo para jornada completa, que se supone es de carácter “saludable” para 15 días: una botella de aceite, dos latas de tomates, cuatro paquetes de queso rallado, dos leches larga vida, un paquete de azúcar, dos paquetes de arroz, dos paquetes de fideos, una lata de atún, una zapallo anco, cuatro zanahorias, una cebolla, 6 saquitos de té, tres manzanas, tres naranjas, una barra de cereal.

Con algunas variaciones por escuela, esta es la canasta completa que en algunos casos presentaron las verduras en mal estado, como calabazas podridas o con gusanos.

Muchas verduras llegaron en mal estado.

El reclamo de las familias y los docentes es que la canasta sea nutritiva con variedad de frescos y secos, con las cantidades necesarias para 15 días, considerando que en muchos casos la familia se ha quedado sin ingresos.

“Frente al requerimiento de que se incluyeran en los bolsones elementos de higiene y productos de limpieza, el gobierno incluyó un magro jabón de hotelería, lo que parece realmente un chiste de muy mal gusto en este contexto” agrega el comunicado difundido.

Jabón de tocador hotelero: el gobierno entregó dos minijabones para 15 días.

Ante la gravedad de la situación, el sindicato reclama que los bolsones sean entregado a todas las familias y sin distingos del tipo de jornada que cumple el alumno: “La cuestión se convirtió en una crisis en la primera entrega el 1ero de abril, porque nuevamente se discriminó a los anotados en becas (cuya inscripción on line ya es excluyente para varias familias sin acceso) y, además, no respetaron la cantidad de matriculados que las escuelas habían enviado al gobierno”.

En la segunda entrega -subrayan- “las colas de familias sobre todo en los distritos 19, 20, 11, 17, 5, 13, entre otros, se hicieron sentir”. Ademys reconoce que “se aumentó la cantidad enviada” pero señala, “el hambre crece y la demanda se incrementa, por lo tanto se impone la universalidad del acceso a la canasta alimentaria”. En el jardín 15 del distrito 5 por ejemplo, “las propias autoridades reflejaron  que se acercan familias que no concurren a la escuela a pedir alimentos“.