Día de la Tierra: mejoras ambientales, la otra cara de la pandemia

Ecologistas de todo el mundo celebran este 22 de abril el Día Internacional de la Tierra, con un llamamiento global a «hacer la paz” con nuestro planeta en el marco de la pandemia por coronavirus. Pero el aislamiento nos muestra también una cara “positiva” de esta situación con la disminución de los índices de contaminación en algunos países.

La cuarentena casi global y la menor circulación de vehículos mejoró la calidad del aire en muchos lugares del mundo. En Buenos Aires, la Secretaría de Ambiente de la ciudad de Buenos Aires, a través de la Agencia de Protección Ambiental (APrA), realizó un relevamiento de los parámetros de contaminación atmosférica entre los días 20 y 25 de este mes, es decir, desde el inicio de la cuarentena obligatoria.

Las mediciones que se realizan en la ciudad en cinco puntos fijos –no se hace monitoreo móvil– detectan la presencia de monóxido de carbono (CO), óxido de nitrógeno (NOx), dióxido de nitrógeno (NO2) y material particulado 10 (mp/10). “Todas las mediciones se tomaron en las estaciones de control atmosférico ubicadas en La Boca, Rodríguez Peña y Avenida Córdoba, y Parque Centenario, y la conclusión de este relevamiento indica que los valores han disminuido un 50% en relación al mismo período de 2019”, detalló APRA en un comunicado.

Cambios por ahora de corto plazo que según los expertos en cambio climático necesitarán otro más profundo para poder amigarnos realmente con nuestro planeta.

Las órdenes globales de autoaislamiento para combatir la pandemia de Covid-19 han resultado en un beneficio climático ampliamente reportado: se respira un aire más limpio. Sin embargo, las consecuencias de las crisis no han sido uniformemente positivas para el medio ambiente.

En Estados Unidos, algunas ciudades han detenido programas de reciclaje. En los países europeos particularmente afectados, las opciones de eliminación de residuos se han reducido. Italia ha prohibido a los residentes infectados clasificar sus desechos. La industria ha aprovechado la oportunidad para revocar las prohibiciones de bolsas desechables, a pesar del hecho de que expertos ambientales dicen que los plásticos de un solo uso igual pueden albergar virus y bacterias.

“Los que celebran las mejoras ambientales durante la crisis de Covid-19 son miopes”, dijo Li Shuo, asesor principal de políticas globales de Greenpeace en Pekín al diario La Vanguardia de Madrid. “La contaminación puede disminuir temporalmente, pero esta no es una forma sostenible de limpiar nuestro medio ambiente. Entretanto, la crisis del virus trae otros problemas ambientales que pueden durar más tiempo y que son más difíciles de manejar”.

Las mediciones que se realizan en la ciudad en cinco puntos fijos –no se hace monitoreo móvil– detectan la presencia de monóxido de carbono (CO), óxido de nitrógeno (NOx), dióxido de nitrógeno (NO2) y material particulado 10 (mp/10). “Todas las mediciones se tomaron en las estaciones de control atmosférico ubicadas en La Boca, Rodríguez Peña y Avenida Córdoba, y Parque Centenario, y la conclusión de este relevamiento indica que los valores han disminuido un 50% en relación al mismo período de 2019”, detalló la dependencia mediante un comunicado.

Esta fuerte reducción en todos los parámetros se debe especialmente a la disminución del tráfico vehicular.