Médicos y trabajadores convocan a manifestarse en la puerta de los hospitales por falta de elementos de protección

Franco Spinetta. Especial para Diario Z

Las denuncias por falta de insumos básicos de protección frente a la pandemia del coronavirus comenzaron a multiplicarse en los 33 hospitales de la Ciudad. Algunos tuvieron que cerrar áreas enteras e, incluso, como el Ramos Mejía y el Moyano- recurrieron a la Justicia para garantizar la provisión de los equipos de protección (EPP), barbijos, mascarillas, alcohol en gel, jabones o papel higiénico.

Ahora se suman a la protesta los médicos residentes y concurrentes, que anunciaron la realización de una asamblea el viernes 24 en las puertas del Hospital Durand para alertar sobre la “falta de insumos y condiciones apropiadas de trabajo”. La tregua que se había alcanzado de manera tácita frente a la aparición de una amenaza como la del coronavirus, que mantiene en vilo al mundo entero, comenzó a resquebrajarse cuando las promesas realizadas por el Ministerio de Salud a mediados de marzo no se concretaron.

Julián Asiner, residente del Hospital Tornú, explica que los residentes y concurrentes siguen sin ART ni ninguna clase de obra social, “con jornadas extensísimas y guardias eternas y ningún tipo de supervisión”. Y subraya que hay 1.400 profesionales que quedaron fuera y “ganaron un examen muy rigurosos para obtener un cargo en los hospitales y centros de salud pero que no asisten a trabajar porque el gobierno se niega a reconocerles esa relación de dependencia y pagar un salario, una protección de ART, de obra social“.

Al comienzo de la crisis, funcionarios de la cartera encabezada por Fernán Quirós y directivos de cada hospital se reunieron con los planteles médicos y de enfermeras para hacer un relevamiento de qué era lo que hacía falta en cada área. Un mes después, la realidad está marcada por la escasez cotidiana y el miedo de los trabajadores a exponerse al contagio que ya afecta a casi 500 trabajadores de la salud.

Trabajadores de los hospitales Tornú, Moyano y Ramos Mejía lograron, en distintas acciones judiciales, que la Justicia porteña dictara tres medidas cautelares que ordenan al gobierno de la Ciudad a ponerse al día con la provisión de elementos básicos de seguridad e higiene. En tanto, en los hospitales Fernández, Zubizarreta y Ramos Mejía, las autoridades debieron cerrar servicios luego de que se constataran casos positivos de covid-19 entre el personal médico. Más de un centenar de profesionales fueron puestos en cuarentena.

“Ante la enorme preocupación por el crecimiento de contagios del personal de salud, ante la falta de insumos y condiciones apropiadas de trabajo para todo el personal, convocamos a una conferencia de prensa este viernes 24/4 a las 11 hs en la puerta del  Hospital Durand”, tuiteó la Asamblea de Residentes y Concurrentes de la Ciudad, desde donde alertan que uno de cada 10 infectados son personal de la salud. Los reclamos incluso motorizaron a seccionales de la Asociación de Médicos Municipales (AMM), como la del Pirovano, una entidad históricamente paciente frente a las dificultades del sector.

“El amparo se presentó para que provean de insumos y dispongan medidas de bioseguridad en el área de enfermería”, contó la trabajadora social Silvia Allocati, que se desempeña en Hospital Moyano. “El resto del persona está con insumos insuficientes, como por ejemplo nos dan un barbijo quirúrgico por día”, advirtió.

En el Argerich, uno de los hospitales de agudos más importantes de la Ciudad, una médica reveló a Diario Z que “faltan insumos todos los días” y que hace unos días salieron de un apuro gracias a una donación de mascarillas. “Son insumos que debería proveer el gobierno, claro”, señaló. La semana pasada, los médicos se encontraron con que no había barbijos disponibles, cuando se supone que hay dos por profesional por día. “Dicen que el problema es la organización interna y estaban esperando que llegaran del ministerio. Es algo que cambia día tras día, es una desorganización”, aseguró.

“Cuando comenzó la pandemia, empezaron a faltar barbijos, camisolines y todos los elementos de protección. Igual hay cosas que nunca hubo y que ahora son muy necesarios, como las antiparras y el tipo de protección hemorrepelente“, denuncia Celia Benítez, enfermera de neonatología del Ramos Mejía.

Fuentes del gobierno relativizaron los faltantes y explicaron que se ha decidido una reasignación masiva presupuestaria, que estará concentrada en los ministerios de Salud y Desarrollo Humano y Hábitat, las dos carteras que tienen a su cargo la gestión de la crisis por el coronavirus.

En este contexto, el martes 28 de abril, a las 11 de la mañana, la CTA Capital convoca a que todos los trabajadores de la salud salgan a la puerta de los hospitales a reclamar al mismo tiempo.