La cuarentena, una oportunidad para compartir el cuidado de los chicos y las tareas del hogar

Durante la cuarentena por coronavirus es importante asumir que la responsabilidad en el trabajo doméstico es igual para todas las personas que viven en la casa, para que no recaiga en una sola.

La pandemia es una situación excepcional que está modificando mucho más que la vida cotidiana. Frente al aislamiento social, preventivo y obligatorio, las familias comparten mucho más tiempo que el habitual, a veces en espacios reducidos, lo cual hace que las tareas del hogar se sumen con más rapidez.

Sin guarderías, jardines y colegios, y manteniendo distancia con abuelas y abuelos (principal grupo de riesgo), ¿quién cuida a los más chicos? En general, las tareas de cuidados, como muchas otras, recaen en las mujeres.

Esto es algo que ya sucede independientemente de la situación de pandemia que vive el mundo. Las mujeres, según la Dirección de Estadísticas y Censo de la Ciudad, suelen distribuir su tiempo así:

  • 8 horas ……………. jornada laboral
  • 5.30 horas……….. cuidado no remunerado a miembros del hogar
  • 3.30 horas ………. trabajo doméstico no remunerado

El día activo de la mujer es largo. Los cuidados, ya sean profesionales o informales, al igual que muchas responsabilidades que tienen que ver con la casa, los ejercen las mujeres. Por eso esta situación quizás es una buena oportunidad para modificar hábitos que todos tenemos internalizados.

No se trata de ayudar o colaborar. Se trata de asumir una responsabilidad que es igual para todas las personas que viven en la casa y que no recaiga en una sola persona. Repartir las tareas del hogar es un gran paso para un cambio de conducta que nos lleve a una sociedad más justa y equitativa, empezando por casa.

Las tareas de la casa son responsabilidad de todas las personas que conviven.

Cómo empezar a compartir tareas

  • Repartir, por ejemplo, las tareas de cada día: alguien cocina, otra persona entonces pone la mesa, otra persona lava los platos, otra persona prepara la merienda, etc.
  • Si uno/a de los/as padres/madres ayuda hoy a hacer la tarea de la escuela, mañana le toca a la otra persona. Lo mismo si el/la bebé necesita ayuda para dormirse.
  • Para sacar a la mascota a hacer sus necesidades o para salir a hacer las compras, lo ideal es turnarse, teniendo en cuenta también la edad y si pertenece a un grupo de riesgo. Si ningún miembro de la familia tiene este tipo de impedimento, hay que turnarse también.