Denuncia penal contra el gobierno porteño: el Hospital Udaondo no cumple el protocolo

Trabajadores del hospital Udaondo del barrio porteño de Parque Patricios realizaron una denuncia penal contra el Gobierno de la Ciudad en la que aseguran que los “obligaron a cumplir el servicio aún sin tener el resultado del hisopado” para diagnosticar coronavirus, aseguró hoy Martín Alderete, abogado de una de las enfermeras.

“Tras confirmarse el caso positivo de Covid-19 de una paciente en el hospital, se le realizaron hisopados al personal pero no se les permitió cumplir el aislamiento, es más, se los amenazó con sanciones y descuentos salariales”, explicó el letrado, quien precisó que la denuncia fue asignada al Juzgado Federal número 6.

El 27 de abril una paciente “con cirrosis” ingresó por la guardia de ese centro de salud y quedó “internada por complicaciones en su estado” ya que la mujer presentaba “dificultades respiratorias, pero como este síntoma es compatible con su patología se descartó activar el protocolo”, precisó en diálogo con Télam una de las enfermeras afectadas que prefirió no dar su nombre.

Trece días después la condición de la paciente empeoró y fue derivada a terapia intensiva donde “se activó el protocolo para pacientes de Covid-19, se le hizo el hisopado correspondiente y dio positivo”, explicó la trabajadora, quien cubre las guardias en el Udaondo y atendió a la paciente junto a su compañera de turno.

“Tenemos 15 camas a cubrir entra las dos, cuando en realidad cada enfermero no debería tener más de cuatro pacientes a la vez”, indicó.

“Como en los papeles era mi compañera la que estaba a cargo de la paciente con Covid, al principio no me quisieron hacer el hisopado aún cuando manifesté que había ayudado a la mujer a sentarse y le había retirado la orina”, explicó la enfermera que hace cinco años trabaja en ese centro de salud.

Alderete dijo que tras la insistencia de la enfermera finalmente se le hizo el test, pero las autoridades del hospital “no le permitieron cumplir el protocolo para estos casos”.

“Cuando avisó que no iba a cumplir con el turno porque estaba en aislamiento hasta tener el resultado, la obligaron a asistir igual con la amenaza de descontarle el sueldo”, explicó el letrado, quien sostuvo que la falta de cumplimiento de un protocolo que afecte a la salud pública es un delito penal.

“Consideramos que es una franca violación a los decretos emanados del PEN (Poder Ejecutivo Nacional) que obligan a una cuarentena obligatoria a aquellas personas que han tenido contactos estrechos con casos confirmados de Covid-19”, afirmó el abogado.

Según consta en la denuncia, “a la fecha tampoco se ha realizado una limpieza exhaustiva del servicio donde se alojó a la paciente, conforme los protocolos que el propio Ministerio de Salud” porteño dispuso.