“Nos estamos contagiando”: la consigna de la protesta de los médicos residentes

Por Franco Spinetta, especial para Diario Z

Residentes y concurrentes de hospitales porteños, nacionales y provinciales, se movilizaron hoy a las puertas del Ministerio de Salud para exigir mejores condiciones laborales en el marco de la pandemia por coronavirus. Los jóvenes profesiones dejaron en evidencia la precarización laboral que padecen, una situación que se vio agravada por la alta tasa de contagios entre el personal de salud y el nivel de exposición de quienes concurren todos los días a los hospitales. Bajo el lema “nos estamos contagiando”, los médicos pidieron un bono de 20 mil pesos, la reapertura de paritarias, un salario y ART para Concurrentes, la garantía en la provisión diaria del equipamiento adecuado para la prevención de contagios y el testeo masivos del personal sanitario, entre otras cuestiones.

Los médicos residentes reclamaron un bono de 20 mil pesos y la reapertura de paritarias

Protesta frente al Ministerio de Salud.

La situación denunciada en el Ramos Mejía, donde personas de las villas porteñas -consideradas como posibles contagiados- conviven en pabellones con personas sanas, sumado a las advertencias por falta de personal e insumos, generó malestar y preocupación entre los residentes y concurrentes, hoy en la primera línea de contención de la pandemia a pesar de las malas condiciones laborales. “La verdad es que es todo un caos porque aumentan los casos y se evidencian cada vez más todas las faltas”, dijo un joven médico del hospital Zubizarreta.

Como hay muchos médicos que son considerados población de riesgo, por edad o problemas de salud, los residentes y concurrentes deben cubrir cargos sin ningún tipo de supervisión. Además, hacen guardias en solitario, sin médicos de planta fija de noche. A eso se le suma que deben hacer equilibrio entre la demanda del creciente número de pacientes y las directivas de la administración hospitalaria, que les exige “ahorrar” en el uso del Equipamiento de Protección Personal (EPP). También denunciaron que hay residentes que debieron autoaislarse luego de que entraran en contacto con pacientes que luego dieron positivo de Covid-19, una situación que se repitió en varios hospitales porteños, según contaron a Diario Z.

Hay muchos médicos de planta que son grupo de riesgos y los residentes los tienen que cubrir en sus puestos, sin supervisión ni insumos suficientes para cuidarse.

“En las Unidades Febriles de Urgencia, los residentes son obligados a ir, mientras que los médicos de planta van de forma voluntaria”, señaló otro residente. “Es decir, si el médico no va, el puesto lo cubren los residentes sin ningún tipo de supervisión”, agregó.

“Los servicios no médicos están muy expuestos. Y en general las medidas de cuidado las tomamos por decisión personal entre nosotros”, dijo otra médica del Santojanni, quien a su vez reveló que las represalias al personal están a la orden del día, puesto que los directivos están cada vez más recelosos de lo que se filtra a la prensa. “Todo está atado con alambre, ningún protocolo se respeta”, contó otro profesional del Ramos Mejía. “En el hospital muchos concurrentes tuvieron que hacer guardias en salas de sospechosos, los concurrentes no cobran salario, no tienen ART y no tienen derecho laboral alguno. Encima los insumos son de baja calidad y los barbijos se rompen”, agregó.