Sued: “Ya es muy duro lo que vivimos como para que te estén taladrando con levantar la cuarentena”

Por Franco Spinetta. Especial para Diario Z

Ya lo había adelantado a principios de abril: la cuarentena seguirá por unos meses más. El presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) y director de Investigaciones Clínicas de la Fundación Huésped, Omar Sued, hace un balance positivo del manejo de la crisis sanitaria desatada por la pandemia de Covid-19 y augura “más trabajo y más discusión política” para lo que se viene: la contención en los barrios populares, donde el virus empezó a golpear con fuerza. Sued es un médico jujeño, nacido en la localidad de San Pedro, e integra el equipo de asesoramiento que conformaron el ministro de Salud, Ginés González García, y el Presidente Alberto Fernández para analizar la evolución de la enfermedad en Argentina y el mundo y proponer medidas para enfrentarla.

“Estoy orgulloso de la respuesta de la sociedad hasta ahora, me parece que los gobiernos han reaccionado bien, pero sobre todo la gente que cumplió la cuarentena en su mayoría”, dice Sued en diálogo con Diario Z.

Para el infectólogo, el cumplimiento del aislamiento social fue la clave para que la situación hoy sea diametralmente opuesta a la de Brasil, el segundo país con más contagiados del mundo, detrás de Estados Unidos. “Ojalá que ciertos medios y algunos sectores de la población que hacen presión para levantar la cuarentena no tengan éxito y no saturen al resto de la sociedad que está cumpliendo las pautas de aislamiento. Ya de por sí es muy duro lo que vivimos, como para que te estén taladrando”, exige.

Según Sued, el aumento de casos registrado desde hace 15 días era “previsible” ya que se trata de una “infección de altísima transmisión y que se da por brotes”. “Ya hubo brotes en geriátricos, en hospitales, en provincias. Casi todos los brotes se gestionaron muy bien”, evalúa.

Sin embargo, el especialista apunta que los brotes que se están registrando en los barrios populares son “más difíciles de gestionar por la dinámica propia de estos barrios, por la gran densidad poblacional y las dificultades en el diagnóstico rápido y temprano”.

Al mismo tiempo, Sued considera que el aislamiento completo de barrios, como el llevado a cabo en la Villa Azul de Avellaneda, “no es una solución que se pueda plantearse en todos los sectores por igual” porque se trata de “situaciones que se tienen que evaluar en función del riesgo, la ventaja que implique, la posibilidad de brindar comida, agua, la cantidad de personal esencial que vive en el lugar, la conflictividad social que eso produzca, entre otras cuestiones”.

Sued dice que para las próximas etapas tendrá que haber “más coordinación en el AMBA para trabajar en estos barrios”. “Vamos a tener que reforzar las medidas de diagnóstico, el aislamiento en determinadas zonas y brindar la información necesaria para que la gente no se exponga al virus. Estamos todos en el mismo barco, ojalá esto se solucione pronto, pero la verdad es que hoy la situación es un poco más comprometida que antes”, asegura.