Afloja la cuarentena: se podrá comprar ropa, pero sin ir al probador

El protocolo sanitario que la Ciudad de Buenos Aires pondrá en marcha para los comercios de ropa y calzado incluirá, según informó la agencia Télam, la imposibilidad de ir al probador. La intención es que la compra de indumentaria se parezca lo más posible al take away de los negocios de comida. Otra de las exigencias para estos comercios será la obligación de permitir la devolución en cualquier circunstancia, algo que de todos modos es habitual. De esta manera, las personas podrán llevarse la ropa a su casa, probársela, y luego devolverla o cambiarla. No es lo mismo que poder probarse varias prendas antes de elegir, pero es algo.  

Aunque todavía falta que el gobierno nacional termine de autorizar el pedido del ejecutivo porteño, otra de las medidas presentadas en el protocolo es que sólo podrá ingresar una persona cada 15 metros cuadrados de superficie del local. Los clientes y el personal deberán  llevar puesto el tapabocas y, antes de entrar al negocio, desinfectarse el calzado y pasarse alcohol en gel por las manos.

Según informó el ejecutivo porteño el protocolo fue elaborado en conjunto por la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad (Fecoba) y el Ministerio de Desarrollo Económico capitalino.

«Si el talle no corresponde o por alguna razón se quiere devolver la mercadería se podrá hacer la devolución y para eso se está trabajando con el área de defensa al consumidor para generar una herramienta que le permita recuperar el dinero al comprador en una forma más rápida que la habitual», indicaron a Télam fuentes del gobierno capitalino que trabajan en el tema.

Además, el comerciante que reciba una devolución tendrá que someter la vestimenta o el calzado  un sistema de desinfección antes de volver a ponerlo en venta y tendrá que dejar pasar 48 horas.