23.000 inscriptos en un curso virtual sobre el patrimonio argentino

Por Eva Marabotto. Télam

Unas 18 mil personas se anotaron para realizar el curso virtual gratuito sobre patrimonio histórico argentino que organiza la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos que comenzó esta semana a través del canal de Youtube y del Facebook del organismo que depende del Ministerio de Cultura de la Nación.

La primera clase que se realizó el martes, tuvo un promedio de 8.000 espectadores en su estreno, pero el video de Youtube alcanzó una audiencia de 23.000 personas en la transmisión en vivo. “No se puede creer el interés de la gente por el tema. Son 18.000 personas. Tenemos gente de todas las regiones del país y unas 450 personas que lo ven desde el exterior”, explica Teresa de Anchorena, la presidenta de la comisión.

A la hora de explicar las razones de la convocatoria, de Anchorena tiene en cuenta las restricciones que impone la pandemia. “Pero hay muchas otras ofertas on line y los argentinos eligieron aprender sobre el patrimonio. Es porque les interesa, les gusta que las cosas estén restauradas. Para nosotros es un mandato muy fuerte para preservar la memoria histórica de todo el país”, analiza. «Ojalá que este curso sirva para fortaceler la cultura nacional y defender nuestro patrimonio y en ese fortalecimiento vamos a salir todos mejores como individuos y como sociedad», destacó el ministro de Cultura, Tristán Bauer, en la apertura del curso.

El curso recorre los principales hitos del patrimonio histórico de la Argentina, desde la cueva de las manos en Santa Cruz a la obra de Clorindo Testa. Recorre la arquitectura colonial, las misiones jesuíticas, el patrimonio funerario de los cementerios, el de los naufragios, los distintos períodos de los siglos XIX y XX, hasta llegar al brutalismo. Se desarrolla en 20 clases en vivo, por medio de teleconferencias de aproximadamente 90 minutos de duración los días martes y jueves a las 18.30, pero los videos permanecen en el canal de Youtube por 24 horas y también se transmiten por Facebook.

Entre los inscriptos hay historiadores, arquitectos, guías de turismo pero también odontólogos y amas de casa, ya que las clases no exigían experiencia ni conocimientos previos. “Me anoté porque al ser guía de turismo me encanta aprender sobre mi país y su patrimonio. Pienso que siendo argentinos todos deberíamos saber sobre los monumentos para valorarlos y fomentar su conservación”, argumenta Belén Montivero, una guía de turismo de la ciudad bonaerense de Martinez.

“Me anoté porque es una forma de conocer sin viajar y profundizar la historia de nuestro país. No tuve la oportunidad de estar en la Cueva de las Manos pero a través de la primera clase pude conocerla y pude enriquecerme”, agrega Silvina Lambezat, una odontóloga de San Isidro, quien espera que el contenido de las clases rescate «el legado arquitectónico de las órdenes religiosas en todo el país desde la época colonial». “Hay que resaltar lo valioso de poner información de calidad al alcance del gran público”, destaca otro de los participantes desde Bariloche.

“Lo curioso de este curso es que no nos costó nada. Quienes lo dictan son integrantes de la comisión, o investigadores del Estado. Es increíble lo que podemos hacer con el enorme capital humano que tenemos”, plantea Anchorena.