Bajas temperaturas: cómo evitar accidentes por monóxido de carbono

Ante la llegada de un nuevo frente frío, desde el Instituto Argentino para la Reducción de Riesgo de Desastres, una ong que promueve políticas públicas y cambios de hábito en ese sentido, brindan consejos para evitar intoxicaciones  por monóxido de carbono.

  • No utilices cualquier artefacto que no sea de tiro balanceado en dormitorios y baños.
  • Apagá estufas por la noche y cuando no sean realmente necesarias.
  • Nunca uses hornallas de cocina y/o el horno como forma de calefacción.
  • Hacé revisar todos los años -por un gasista matriculado- las estufas, estufas catalíticas, pantallas infrarrojas y salidas al exterior de calefones, termotanques y calefactores de tiro balanceado.
  • Verificá que no estén obstruidos los conductos o rejillas de ventilación. Un simple espacio por donde circule y se renueve el aire es fundamental y puede salvar una vida.
  • No uses braseros o estufas a querosén para calefaccionarse. Si no podés evitar usarlas, apagalas y retiralas del ambiente antes de acostarse. Es preferible abrigarse con más ropa.

Los síntomas comunes de intoxicación son dolor de cabeza, náuseas y vómitos, mareos, debilidad, cansancio y/o pérdida de conocimiento. En altas concentraciones el monóxido de carbono puede generar la muerte en minutos.

Ante estos primeros síntomas,  se deben abrir puertas y ventanas, mantené los ambientes bien ventilados y retirar a las personas que se encuentren en el lugar contaminado.

En todos los casos, deben concurrir al hospital más próximo al domicilio o comunicarse con emergencias de tu localidad.

Virginia Laino, directora del IARRD explicó que “ ahora que estamos todos mucho más tiempo en casa tenemos que ser más estrictos a la hora de calefaccionarnos” y agregó que “si actuamos a tiempo ante cualquier síntoma podemos salvar vidas y evitar  complicaciones y secuelas que pueden aparecer varias semanas después”