El gobierno quiere cerrar el Hogar Eva Perón, el único para madres adolescentes de la Ciudad

Por Demián Verduga

El Hogar Eva Duarte está ubicado en la Avenida Warnes a una cuadra del enorme predio de Agronomía, en el barrio La Paternal. Es el único espacio que ofrece la Ciudad de Buenos Aires para contener a madres adolescentes víctimas de violencia. Este miércoles 9 de junio, el gobierno porteño le informó a las trabajadoras del lugar que las “reubicarían”, a ellas, y a las adolescentes y que viven ahí. La razón esgrimida es que comparten edificio con el Hogar San Martín en el que se alojan adultos mayores y por lo tanto hay riesgo sanitario en el marco de la pandemia de Covid 19. Las trabajadoras del Eva Duarte sostienen que no hay espacios comunes y que se trata sólo de “una excusa”.              

Viviana Aguirre trabaja en el Eva Duarte. “Estamos en un ala del San Martín. No tenemos ningún espacio común -le dijo a Diario Z. Nos mudaron acá hace seis años porque donde estábamos había riesgo de derrumbe. Y con mucho trabajo en todo este tiempo logramos que el hogar cuente con todas las instalaciones para las adolescentes y sus hijos. No hay ningún otro ámbito que reúna esas condiciones”.

Aguirre explicó que hay tres hogares más del Gobierno de la Ciudad para contener a mujeres que sufren violencia. “Pero son para adultas sin chicos. Es una situación muy distinta y una problemática que necesita otro abordaje”.

Desde que comenzó la pandemia, el ejecutivo de Horacio Rodríguez Larreta tomó medidas restrictivas. Ante la obligación del aislamiento, muchas de las adolescentes que estaban en el Eva Duarte decidieron volver a sus casas. “Muchas de las chicas que se fueron volvieron a los lugares en los que vivían situaciones de violencia. Ahora piden el reingreso y no las están dejando”, explicó Nadia Polanco, trabajadora social y delegada de ATE. “Las idas y vueltas son habituales en un proceso de ruptura con una situación de violencia. En este momento esas chicas están sin opción”.        

El Hogar tiene espacio para 10 madres adolescentes con sus hijos y en este momento, debido a las restricciones que impiden los ingresos, quedaron sólo dos. A pesar de eso, el gobierno insiste con la mudanza. “Oficialmente nos dijeron que el problema es el contacto con el San Martín- señaló Aguirre-. Nosotras creemos que quieren usarlo para otra cosa. Esta intención no es nueva. Empezó en el día 15 de la cuarentena”.

Aguirre explicó que el único espacio en que se cruzan trabajadores del Eva Duarte y los del San Martín es en el hall de entrada del edificio porque tienen la misma puerta de ingreso. “Por eso propusimos que se habilite la entrada lateral, para ni siquiera exista ese riesgo de contacto, y no aceptaron”.  

La propuesta oficial es la reubicación. Polanco insistió con lo riesgoso de ese camino. “Tendrían que convivir con adultos y son hogares que ni en lo edilicio están equipados para abordar tareas con adolescentes y con niños. Ni siquiera tienen bañaderas preparadas para los chicos”.

Este diario se comunicó en dos ocasiones con la Subsecretaría de Fortalecimiento Personal, Familiar y Comunitario, a cargo de Jazmín Lerner, que es el área del gobierno porteño encargada del Eva Duarte. La respuesta fue que se contactarían para responder preguntas. Hasta el cierre de esta nota la comunicación no se ha producido.

Por su parte, la Junta Interna de área de Promoción Social de la CTA, emitió un comunicado repudiando la situación y la caracterizó del siguiente modo: “No es mudanza. Es desalojo”.