Sued: “La situación comenzó a descontrolarse aunque todavía no colapsó el sistema de salud”

Por Franco Spinetta. Especial para Diario Z

El presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) y director de Investigaciones Clínicas de la Fundación Huésped, Omar Sued, se muestra preocupado por la aceleración de los contagios registrada en los últimos días, sobre todo en el AMBA y en las provincias de Chaco, Río Negro y Chubut. “La situación no está controlada”, advierte a Diario Z el infectólogo, que integra el equipo de asesoramiento que conformaron el ministro de Salud, Ginés González García, y el presidente Alberto Fernández.

Sued reconoce que el complejo escenario actual, con un ritmo de 1.300 contagios en promedio por día y la creciente preocupación por un posible colapso del sistema de salud, no era el “previsto” por el equipo de expertos. “Veníamos con una tendencia de casos muy baja, pero a partir de la explosión de casos en barrios vulnerables, hospitales y geriátricos, sobre todo en el AMBA, hubo un crecimiento exponencial que todavía no se ha estabilizado”, describe.

La presión por levantar la cuarentena, la liberalización de actividades y el evidente incremento de movilidad en la zona urbana, sumado al hartazgo del aislamiento de vastos sectores, están conformando un combo letal justo en momentos en que la curva de contagios se acelera. “Podemos decir francamente que la situación comenzó a descontrolarse, aunque todavía no está desbordado ni colapsado el sistema de salud, pero tenemos que tomar acciones importantes en los próximos días”, dice, enfático, Sued.

El infectólogo apuesta a “fortalecer mucho la detección de casos y la búsqueda de contactos, no sólo en Buenos Aires y AMBA, sino también en el interior porque hay mucha gente que está viajando de allí hacia las provincias generando nuevos focos de contagios, que si no los detectamos rápido, después se hace muy difícil controlar los brotes”.

 “En la Ciudad hay que expandir más el diagnóstico, buscar los contactos, generar más capacidad de atención para evaluarlos para rápidamente colocarlos en el sistema para aislarlos”, agrega.

Sued estima que la “situación se va a controlar cuando bajen los casos, cuando empecemos a ver un descenso en el número de casos y podamos identificar a todos los positivos y sus contactos”.

Sobre la posibilidad de volver a la Fase 1 en el AMBA, algo que ha sugerido el propio presidente Fernández, el infectólogo jujeño advierte que “va a depender de la evolución de los casos y de la decisión que evalúen los ministros y sus jefes políticos”.