Homenaje al enfermero del Hospital Durand: qué piden sus compañeros

Por Franco Spinetta. Especial para Diario Z

Aumenta el número de contagiados de Covid-19. Aumenta la demanda en los hospitales porteños. Y queda en evidencia una situación que viene siendo denunciada desde el comienzo de la pandemia: la falta de insumos en un área crítica para contener el avance del coronavirus.

Ayer hubo un nutrido homenaje al enfermero José Aguirre, de Hospital Rivadavia, que murió el domingo por Covid. Participaron profesionales, trabajadores, tercerizados, sin distinción. Algo inusual en el sistema de salud.

Este martes, la protesta sigue en el Hospital Durand, de Díaz Vélez al 5000, frente al Parque Centenario. Ahí trabajaba el licenciado en enfermería Julio Gutiérrez, en el sector Pediatría. Gutiérrez tenía asma, un agravante al cuadro de coronavirus, sin embargo, no le permitieron tomarse licencia hasta que se contagió. Su mujer también fue contagiada y está en grave estado. 

Trabajadores del Hospital Rivadavia homenajeraron ayer al enfermero José Aguirre,

“Morimos por desidia”

La exigencia de los trabajadores es que el gobierno de la Ciudad “cumpla con la entrega de material de seguridad en calidad y cantidad necesaria para desempeñar nuestras labores sin perder la vida”. Un comunicado de ATE titulado “Ningún trabajador más muerto por Covid-19” subraya: “Los trabajadores de la salud morimos por desidia”.

 “Venimos denunciando la falta de insumos, que además son de baja de calidad. Tenemos una gran cantidad de trabajadores de la salud infectados, un fuerte incremento de contagios de parte de la población en los hospitales y una cuestión clave: hay un 50% de ocupación de camas. Para esas camas que están sin ocupar, y que se van a ocupar, necesitás personal de enfermería para atenderlos. Si la situación sigue así, va a estar complicado”, dijo a Diario Z, Rodolfo Arrechea, coordinador Nacional de Salud ATE.

Arrechea apuntó en especial a la “mala calidad” de los camisolines que deberían ser impermeables, pero no lo son. “Día a día, la situación se va tensionando, por eso pedimos apretar las clavijas, no puede pasar lo que está pasando, con gente andando en las calles como si nada. Acá la situación es grave: crece el número de contagiados, crece el número de muertos, crece el número de camas ocupadas, crece el número de personal de salud afectado”, aseguró Arrechea.

“Lo que nos indigna es que se nos mueren compañeros, pero hay una parte de la población que no le importa nada y pone en riesgo al resto de la sociedad. Por eso hay que retroceder a la fase que sea necesaria para frenar esto que está creciendo a paso agigantado”, agregó.

“No hay controles de las tercerizadas”

Héctor Ortiz, enfermero de los hospitales Durand y Pedro de Elizalde, confirmó a Diario Z que los insumos “son escasos” frente a la magnitud del problema. “Ya murieron nueve enfermeros si considerás todo el país, en el último mes fueron dos”, informó. Además de la enorme cantidad de personal de salud infectado, Ortiz advirtió que hay otros sectores vinculados al servicio hospitalario que está cayendo víctima de los contagios: “No hay controles en las empresas tercerizadas de mantenimiento y de cocina, donde hay muchos contagiados”.

Ortiz concuerda con Arrechea en que el panorama que se avecina es complejo. “Yo creo que vamos a llegar a una situación en la que vamos a tener que definir a quién intubar y a quién no. Es importante difundirlo, tiene que llegar a la sociedad, hay que entender que no es momento para salir a correr y hacer compras. No puede haber grieta ahí”, concluyó.