A 20 años de la muerte de Rodrigo Bueno: “El Potro” indómito de la música

La noche del 23 de junio del 2000, Rodrigo estaba cenando en un restaurante junto a sus colaboradores, su pareja y su pequeño hijo Ramiro. Allí también estaba Fernando Olmedo, hijo del cómico Alberto Olmedo, a quien invitó a que lo acompañara a los shows que debía brindar durante la madrugada del 24 de junio, Olmedo subió la la Camioneta que conducía Rodrigo y también perdería la vida.

A la altura de la localidad de Berazategui, la camioneta que el músico conducía rozó a otro vehículo y perdió el control del automotor, se estrelló contra una barra de contención y, debido al impacto, Rodrigo salió despedido y quedó tendido en medio del camino donde fallecería.

Con una meteórica carrera, el chico que había llegado desde su Córdoba natal para convertirse en una estrella logró que su nombre y su música sean recordados para siempre.