En Ciudad cierra el comercio barrial y continúa el sistema «para llevar» en los lugares de comida

La Ciudad de Buenos Aires apretará el torniquete de la actividad comercial casi a los mismos niveles que la primera etapa de la cuarentena. Lo anunció el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en el mensaje conjunto que compartió con el presidente, Alberto Fernández, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, en el que informaron el endurecimiento de la cuarentena en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Rodríguez Larreta anunció que, a partir de las cero horas del próximo miércoles 1 de julio, “sólo las actividades comerciales consideradas esenciales podrán seguir funcionando”.

Esto, desde el punto de vista de los comercios, implica que estarán abiertos los supermercados, almacenes y otros que venden alimentos; las farmacias, las veterinarias y las ferreterías. El resto del comercio barrial, que había podido reabrir sus puertas tres semanas atrás, deberá volver a cerrar hasta el 17 de julio, momento en el que se volverá a evaluar cómo sigue la situación.  

Un aspecto diferente respecto de la primera fase de la cuarentena, anunciado por el jefe porteño, es que los restaurantes y lugares de venta de comida “podrán seguir con el sistema take away” (para llevar). Es decir que tendrán de comercializar sus productos en la puerta de los locales además de ofrecer el delivery.