El gobierno porteño propone eximir del pago de ABL y abrir una línea de créditos blandos para comercios no esenciales

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires elevó este martes 30 de junio un proyecto de ley a la Legislatura porteña, con el objeto de implementar medidas de alivio económico para aquellos comercios no esenciales cuyas actividades se vieron afectadas durante la cuarentena.

Después de 90 años, cerró el Hotel Castelar, sobre la Avenida de Mayo.

La iniciativa alcanza a las inmobiliarias, locales gastronómicos -tales como restaurantes, bares, cafeterías, pizzerías, casas de comida, heladerías, fast food, etc-, hotelería, alojamiento, pensiones, geriátricos, albergues transitorios y/ o moteles, entre otros comercios. No obstante excluye a los locales comerciales de las entidades financieras y las de cobro de pago de servicios y tributos.

Entre las medidas que forman parte del proyecto se destaca el no pago del Impuesto Inmobiliario/ABL durante junio y julio para los comercios cuyas actividades sean no esenciales.

Las medidadas beneficiarán a más de 110 mil comercios, entre los que se destacan bares, restaurantes, librerías, peluquerías, jugueterías, hoteles y gimnasios, entre otros.

Asimismo, también durante los mismos meses se condonará el impuesto al uso del espacio público para las actividades comerciales en la vía pública. Otra medida a destacar es la prórroga de la suspensión de embargos, la cual se extiende hasta el 31 de agosto. Al mismo tiempo que el Banco Ciudad lanzará una serie de créditos con tasa fija del 12% y seis meses de gracia. La implementación de estas medidas representará para la Ciudad de Buenos Aires un costo fiscal total de 600 millones de pesos.

Santiago Roberto: las medidas son “insuficientes”

“Es importante volver a la misión original del Banco Nación”, señaló Santiago Roberto (FdT)

El legislador Santiago Roberto, del Frente de Todos, calificó de “insuficientes” la propuesta del Ejecutivo porteño y propone un “plan integral de sostén para las pymes y los comercios”.

“Me parece que son insuficientes las medidas que toma el Gobierno de la Ciudad para paliar la pérdida económica que han sufrido los porteños y porteñas en estos más de 100 días de cuarentena. Creo que el Gobierno está en condiciones de ofrecer un plan integral de apoyo y sostén para ayudar a los comerciantes barriales y pymes hasta que termine la cuarentena con rebajas de ABL y patentes, condonación de multas retroactivas al 1 de marzo, subsidios para el pago de haberes de personal y alquileres”.

El legislador del Frente de Todos señaló que “es importante volver a la misión original del Banco Ciudad, y otorgar a las pequeñas empresas créditos a tasa 0 e instrumentar un fondo de garantías solidarias. Medidas como éstas y muchas otras que presenté en la Legislatura se pueden hacer reordenando las prioridades en el presupuesto y cobrando un impuesto al sector financiero para aumentar los recursos y que sean destinados a los que hoy más lo necesitan. Es importante que la ciudad más rica del país haga un esfuerzo en igual sentido que está haciendo el gobierno nacional”.