El tinto “zafó” de la pandemia: se vendieron 90 mil litros más que en el mismo período de 2019

Más tiempo para estar en casa, menos actividades recreativas como ir al teatro, al cine, comer en un restaurant. Algunas personas con la posibilidad de dormir hasta más tarde en los días de la semana.  También una dosis de mayor angustia producto de la pandemia y el intento de mitigarla tomándose una copa. Las razones pueden ser muy diversas.

Entre los pocos datos de sectores económicos que no han visto mermada su actividad en medio de la pandemia de coronavirus y las medidas para tratar de contenerla se encuentra la industria del vino. Y especialmente la de vino tinto.

Según los datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura, de enero a mayo de este año, la venta de tinto en botella creció por encima del 4 por ciento. Es un dato llamativo, teniendo en cuenta que los restaurantes, que son importantes lugares de comercialización de la bebida, están cerrados desde el 20 de marzo o trabajando con el sistema “para llevar”.

En cifras precisas, de enero a mayo de 2019 se había vendido 1.933.034 hectolitros de vino tinto. Y en el mismo período de este año la cifra subió a 2.023.415. Es decir unos 90.381 litros más.

Si se mira la evolución de todos los vinos, el número global es menor porque aunque creció el consumo de tinto descendió el de vino blanco. De enero a mayo de 2020, el venta total  aumentó sólo un 0,8 por ciento, incluyendo todos los varietales.