El 47 por ciento de los hisopados da positivo, cinco veces más que lo recomendado por la OMS

Dos caras de una moneda que no son iguales sino contrastantes. Una: en la Ciudad de Buenos Aires uno de cada dos testeos que se hacen está dando positivo. Esto, tomando los parámetros de la Organización Mundial de la Salud, sería la señal de que se está testeando poco y de que por lo tanto la empidemia de coronavirus está mucho más extendida de lo que parece.

Dos: el índice de letalidad está por debajo del promedio mundial, menos del 2 por ciento. Esto podría explicarse, en parte, por el promedio de edad de los infectados que se ubica en 36 años.

Según la OMS, el índice de positividad tiene que rondar el 10 por ciento de los hisopados que se realizan. Si está por encima quiere decir que se están haciendo pocos exámenes y que por lo tanto el mapeo que se tiene de la enfermedad está subestimado. Si se ubicara por debajo de los 10 puntos sería al revés.   

Para dar los números exactos, en el último parte diario del Gobierno porteño, publicado este lunes 6 de julio y que ilustra la situación del domingo 5, se realizaron 1644 hipados y hubo 776 positivos. Es decir que el 47% de a quienes se les hizo un examen era un portador de Covid 19. Es cinco veces más de lo que recomienda la OMS para que evaluar si la cantidad de testeos es suficiente para medir la expansión de la epidemia.

El gobierno porteño ha dicho en diversas oportunidades que esto se explica por el plan Detectar. Que los hisopados no se hacen sólo ante consultas de personas con síntomas sino a los contactos estrechos de los confirmados y por eso es tan alto.

El otro dato llamativo del último informe fue el índice de letalidad. Dio 1,96 por ciento. Si se mira, por ejemplo, el mismo indicador hace poco más de un mes, el 2 de junio, se ubicaba en el 2,25% y llegó a estar por encima del 4% en el inicio de la pandemia en Argentina.

Un elemento que explica la caída del nivel de letalidad es el promedio de edad. Figura en las estadísticas nacionales, pero claramente se refieren al AMBA porque allí están más del 90% de los casos. La edad promedio de los infectados es de 36 años.

Respecto del aislamiento obligatorio en la Ciudad, el ministro de Salud porteño Fernán Quirós, sostuvo esta mañana que espera “llegar al final de este período, al día 17 de julio, con la curva lo más controlada posible, con el R lo más bajo posible, y entonces poder proponerle a la ciudadanía algún cambio”