Marziotta: “La educación estatal puede verse desbordada si no se atiende a la demanda de vacantes”

Una de cada tres familias que envía a sus hijos a la escuela privada está evaluando pasarlos a la pública. Es uno de los datos que arrojó el último relevamiento realizado por el Observatorio Gente en Movimiento, que dirige la diputada nacional del Frente de Todos por la Ciudad, Gisela Marzziota.

“La educación de gestión estatal en la Ciudad podría verse desbordada si no se plantean políticas urgentes que atiendan una nueva demanda de vacantes, a raíz de las consecuencias económicas que la pandemia está generando”, destacó Marziotta.

Los números de la investigación del Observatorio indican que un 31 por ciento de las familias con hijos en colegios privados está considerando cambiarlos a la escuela pública.

Según el informe, de mantenerse la tendencia, ese traspaso implicaría “una demanda adicional de 93.310 vacantes en las escuelas de gestión pública”. Esto que supondría “9 mil vacantes adicionales con respecto a la medición de junio”.

Otro dato que arrojó el estudio fue que el 50 por ciento de estas mismas familias considera que “no está en condiciones de pagar la próxima cuota de la institución” educativa.

El horizonte para el área de Salud es similar. El 49 por ciento de los porteños que tienen una cobertura privada, obra social o prepaga, está considerando dejarla y pasar a ser usuario del sistema público.

“Este dato tiene una implicancia particular. La Ciudad es un distrito con un alto grado de privatización en la salud. Solo el 18,7% se atiende en establecimientos públicos”, resaltó Marziotta.

Este cambio podría traducirse en 936 mil nuevos usuarios en el sistema estatal. La oleada implicaría un aumento del 173% de la demanda actual.

El informe viene haciendo también un seguimiento de la situación de los inquilinos porteños. En julio, el 60 por ciento señaló que no están en condiciones de pagar el próximo alquiler, porcentaje que representa aproximadamente 216 mil hogares y 576 mil personas.