“Hay que volver atrás. No somos capaces de controlar la transmisión”, dijo Omar Sued, presidente de la Sociedad de Infectología

El presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), Omar Sued, aseguró que el aumento de casos en la región metropolitana “refleja que no somos capaces de controlar la transmisión” del coronavirus y pidió “volver atrás” en el aislamiento.

“La cantidad de casosrefleja que no somos capaces de controlar la transmisión (del coronavirus). Tenemos que preocuparnos porque no es un número de ayer, sino desde el 1 de julio, a pesar de haber hecho un esfuerzo muy grande para intentar bajarlo”, dijo Sued.

Sued, integrante del comité de expertos que asesora al Gobierno nacional, se refirió al pico de 5.728 infectados con Covid-19 informados ayer por la cartera sanitaria y aseguró que se trata de “la foto de hace 10 días atrás, con una cuarentena más ajustada”. Por eso, estimó que “se tomaron aperturas mayores que pueden empeorar la situación”.

“Mi percepción es que hay que volver atrás, porque en algún momento las camas de terapia intensiva se van a llenar y va a haber que cerrar todo”, indicó Sued en declaraciones a Radio Continental.”

“El Amba tiene el 30% de la población y el 90% de los casos”

Sued explicó que son dos distritos los que “están llevando más del 90 por ciento de toda la epidemia y es el 30% de la población”, en referencia a la Ciudad de Buenos Aires y conurbano bonaerense, que conforman el AMBA.

“Si nosotros lográramos bajar esto, no habría brotes, que estamos viendo, en las provincias, porque la mayoría están relacionados de gente que sale de Buenos Aires o de la provincia”, apuntó.

“Cuando no hay tratamiento, no hay vacuna, no hay profilaxis contra el coronavirus, y el contagio depende fundamentalmente del contacto entre las personas”, agregó Sued y dijo que “esto es responsabilidad de todos”.

El titular de la SADI marcó una diferencia entre lo que ocurre con el coronavirus y otras enfermedades en las que la prevención depende del Estado. En ese marco, explicó que la transmisión del coronovirus no es como el sarampión, “donde, si el Estado vacuna a todo el mundo, es su responsabilidad que haya varios casos de esa enfermedad, salvo que uno no se haya querido vacunar y se infecten 10 o 15 personas”.

Si dos personas no se juntan a menos de dos metros, no hay transmisión”, dijo y propuso que “tendría que evitarse la polémica en la tele de cuarentena sí o no, porque desgasta mucho“.

“No hay signos de colapso”

En un aparte con Diario Z, Sued dijo estar “muy preocupado” por el fuerte incremento de los contagios registrado en los últimos días, con sendos récords de positivos y de fallecidos. “Siempre, en las epidemias, puede pasar que los casos aumenten. Esto preocupa mucho, a mí me tiene muy preocupado”, aseguró Sued a Diario Z.

Sobre la posibilidad de volver al confinamiento total para intentar ralentizar la velocidad de los contagios, el también director de Investigaciones Clínicas de la Fundación Huésped señaló que hoy “nadie lo sabe a ciencia cierta”. Está prevista una evaluación integral de la situación cuando termine esta nueva etapa, el 2 de agosto.

Mientras crecen las dudas sobre la capacidad de respuesta del sistema de salud, Sued señaló que “no hay signos de colapso” gracias al “trabajo que pudimos hacer durante los primeros meses de la cuarentena sin los que hoy estaríamos en una situación más comprometida”.

Sin embargo, el infectólogo advirtió que el principal límite que se vislumbra es la incapacidad de contener la multiplicación de los casos: “Me preocupa mucho que no tengamos la capacidad de diagnosticar y hacer la búsqueda de los contactos de todas las personas que dan positivo”.

Sued apeló a la responsabilidad individual: “En lo inmediato, hay que seguir pidiéndole a la gente “que salga lo menos posible, que se mantenga a dos metros de distancia, que no se saque el tapaboca”.

“Hay margen para hacerlo, cada uno de nosotros tiene que cumplir con la prevención. Mantener distancia en la cola, tratar de no hablar con personas que no se conoce o no se convive, o hacerlo a dos metros de distancia, y lavarse las manos cada vez que ingresamos a casa”, explicó.