La anticuarentena Viviana Canosa tomó dióxido de cloro en la tele y la Anmat recordó que es dañino y está prohibido

La conductora de televisión Viviana Canosa, frente a las cámaras de televisión, bebió anoche un líquido que describió como dióxido de cloro. Canosa afirmó, livianamente, que esa sustancia es un antídoto contra el coronavirus. La conductora terminó el programa diciendo “Oxigena la sangre, es divino, Yo lo recomiendo”.

En las últimas semanas, Canosa se convirtió en una militante anticuarentena y en difusora tanto de teorías conspirativas contra el coronavirus como de supuestos medicamentos milagrosos. 

Desde la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica ( ANMAT) rápidamente calificaron su información como falsa y aclararon que el dióxido de cloro está prohibido en el país.

“Debido a la circulación de información en redes sociales y medios digitales relacionados a la utilización de dióxido de cloro para el tratamiento de  COVID-19 u otras enfermedades, se recuerda que el producto mencionado no cuenta con estudios que demuestren su eficacia y no posee autorización alguna por parte de este organismo para su comercialización y uso“, detalló la  ANMAT.

Además, aseguraron que “la ingesta de dióxido de cloro y el clorito de sodio reaccionan rápidamente en los tejidos humanos y si se ingieren, pueden causar irritación en el esófago y estómago, dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea e intoxicaciones severas, entre otras complicaciones que pueden incluir graves trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales”.

“Además, la inhalación puede generar edema pulmonar, broncoespasmos, neumonitis química y edema de glotis, entre otras complicaciones respiratorias como bronquitis crónica y erosiones dentales, así como complicaciones en otros órganos del cuerpo”, agregaron.

También la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, afirmó hoy que la ingestión de dióxido de cloro, “no tiene ningún beneficio” contra el coronavirus y por el contrario “puede ser tóxico”. La funcionaria advirtió que acciones como las de Canosa “pueden impactar en la conducta de algunas personas, que por temor o por confianza, puede adoptar una actitud que le genere perjuicios”.

También la Asociación Toxicológica Argentina destacó que no existe “ninguna evidencia científica que apoye su seguridad o eficacia” y que beberlo puede provocar “cuadros digestivos irritatorios severos”, llegando incluso a “trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales”.

Además, el documento advierte que tanto el dióxido de cloro como el clorito de sodio son utilizados como blanqueadores en la fabricación  de papel y fibras textiles o para la desinfección de edificios, entre otros usos permitidos. En esos casos, la concentración es incluso muy menor a la que se propone para tratar el COVID-19.