Teatros, museos y bibliotecas: una apertura pasito a pasito

Por Franco Spinetta. Especial Diario Z

El gobierno porteño oficializó el lunes 10 la liberación, aunque con restricciones, de actividades culturales que estaban inactivas desde el comienzo de la cuarentena. De esta manera, una parte de la actividad teatral -ensayo y mantenimiento de los teatros, transmisiones en vivo de obras- podrá volver al ruedo, aunque sin público.

Además, se autorizó el ingreso a los museos de personal capacitado para la conservación de las obras expuestas. Y el préstamo de libros, previo turno gestionado vía web, en las bibliotecas públicas de la Ciudad.

En medio de la fuerte desazón que reina en el ámbito cultural, sin duda uno de los más golpeados junto al turismo y la gastronomía por la pandemia, la noticia marca un quiebre en la inercia en la que estaba sumida el sector, cuyos referentes se habían expresado en una carta abierta que circuló en las redes sociales, donde expresaban su profunda preocupación por el futuro de artistas y trabajadores de la cultura.

En concreto, los teatros podrán retomar ensayos, realizar capacitaciones y obras teatrales, además de tareas administrativas y de mantenimiento de las salas y espacios culturales, tanto públicos como privados, “respetando los términos establecidos por el protocolo vigente, y solicitando autorización mediante una Declaración Jurada al Ministerio de Cultura”.

Según el decreto 290 publicado hoy, los teatros están autorizados a grabar y transmitir contenidos en entornos digitales (streaming) de forma gratuita o paga, realizar otros contenidos (clases, talleres, seminarios, grabación de obras de teatro y de danza, y performance), pero siempre sin asistencia de espectadores ni alumnos en el espacio físico.

“Para poder desarrollar la actividad en las condiciones establecidas por el protocolo vigente se deberá descargar el formulario en formato declaración jurada, y enviarlo por mail a [ddjjstreaming@buenosaires.gob.ar](mailto: ddjjstreaming@buenosaires.gob.ar) cinco días hábiles previos a la realización de la actividad”, informó el gobierno.

De esta manera, los espacios podrá recobrar algo de la intensa vida artística que albergaban hasta la irrupción del coronavirus. Como ya lo adelantaron productores de la talla de Sebastián Blutarch, propietario de El Picadero, y el histórico empresario teatral, Carlos Rottemberg, el año 2020 ya se considera perdido y difícilmente la actividad pueda recuperarse hasta tanto no haya una vacuna efectiva contra el Covid-19, lo que permitiría la aglomeración de personas en espacios cerrados.

Desde el off porteño, el dramaturgo y director del Sportivo Teatral, Ricardo Bartís, dijo a Diario Z que la pandemia se acopló a una situación ya de por sí compleja para el ámbito cultural de la Ciudad, con espacios acechados por la escasez de público y los altos costos de los servicios básicos. “Subsistimos por las clases, pero con la pandemia se desplomó la demanda”, indicó. “La gente del teatro quedó desamparada y los actores y actrices, que podrían subsistir con las ficciones, tampoco tienen eso disponible… parecería que el teatro no le interesa a nadie”, agregó.

Bartís tomó con cautela la apertura anunciada por Cultura, ya que la posibilidad de realizar un streaming de calidad que permita cobrar una entrada es algo muy lejano. “Es un hacer como que ‘se puede volver’, pero yo coincido que hasta que no esté la vacuna, no vamos a poder volver al encuentro, el contacto, el intercambio de las salas. Mientras, necesitamos seguir produciendo y necesitamos también el amparo del Ministerio de Cultura porque los teatros alternativos están en riesgo de cierre, no sólo por el coronavirus, sino por los costos”, indicó.

En los museos, solo mantenimiento

Museo Sívori. Por ahora solo pueden entrar los encargados de mantenimiento y conservación.

El Ministerio de Cultura también sancionó un protocolo para la realización de trabajos de mantenimiento y conservación de las colecciones e instalaciones en los museos de la Ciudad, públicos y privados. Sin embargo, tampoco podrá asistir público. “La capacidad máxima de personas en el lugar permitida será de una persona cada 15m2, con una capacidad máxima en simultáneo de 20 personas”, detalla el protocolo.

En los museos se podrán realizar tareas esenciales de seguridad, limpieza y mantenimiento edilicio, revisión específica del estado de conservación y preservación de las colecciones, de instalaciones museográficas y también el desarrollo de materiales y piezas de difusión con fines socio culturales y educativos.

Sacar libros de las Bibliotecas, con turno previo

Por último, el gobierno también dictó un protocolo de seguridad para llevar adelante la reactivación del sistema de préstamo de libros de las bibliotecas de la Ciudad.

El usuario que desee acceder al sistema de préstamo de libros deberá consultar el catálogo de libros de la biblioteca en su respectivo sitio web. Una vez seleccionado el libro, el préstamo se acordará enviando un correo electrónico o por vía telefónica, solicitando el libro que se requiera. El usuario recibirá confirmación por parte del equipo de la biblioteca y se fijará un turno con día y horario para acercarse a retirar y/o devolver el libro. A su vez, se deberá respetar el esquema de diferenciación de acuerdo con el número de terminación del DNI, con la finalidad de disminuir la afluencia de personas en las bibliotecas. En consecuencia, los días impares se atenderá a personas cuyo DNI termine en un número impar y los días pares, a aquellas con terminaciones pares de documento.

Desde el Ministerio de Cultura indicaron a Diario Z que siguen de cerca la evolución del sector cultural, mientras apuntalan la ayuda a través de becas y subsidios que, sin duda, se revelan como insuficientes frente al cimbronazo pandémico.