La inflación de julio fue del 2,4 por ciento, según el Instituto de la UMET

La inflación del mes de julio volvió a ubicarse en el 2,4 por ciento. Es un número casi idéntico a los resultados de junio. Son los datos del último  informe mensual elaborado por el Instituto de Estadística de los Trabajadores (IET), de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET). Las cifras implican un incremento del índice de precios respecto de lo que había ocurrido en los primeros dos meses de la cuarentena.  “Está por encima del 1,5% de mayo y del 1,4% de abril”, señala el informe.

El estudio del IET destaca que en el primer siete meses de este 2020 la suba de precios “acumuló un 16,1%”. Y resalta que de continuar el mismo patrón de inflación en los próximos cinco meses, el año podría cerrar con una variación del 29,1%. A pesar de ser un valor muy alto, está bastante por debajo de la de 2019 y 2018, que rondó el 50% en ambos casos.

Según el Instituto, el avance de los precios en julio estuvo determinado por la revisión del esquema de precios máximos vigente desde el 20 de marzo. Esto, señala el informe,  “había permitido una fuerte desaceleración de los precios de los alimentos en los últimos meses”. “Con ajustes superiores al 3% en buena parte de la canasta alimentaria, el promedio mensual terminó siendo del 2,5%”.

Es decir que la suba en alimentos volvió a ser el núcleo del aumento de los precios. Esto implica que su impacto en las familias de menores ingresos es mayor, ya que gastan la mayor parte de sus recursos en la canasta alimentaria.  

El segundo punto que explica la inflación son precios de los bienes con alto contenido importado. “Electrónica de consumo y electrodomésticos siguieron impulsando la suba. Es  producto de que parte de estos insumos se encuentran fijados al dólar paralelo”.

Como freno a la inflación, el IET destaca el Hot Sale del 27 al 29 de julio. “Permitió una desaceleración transitoria en los precios con fuertes rebajas que permitieron un boom de consumo digital”. Hasta ahora, de acuerdo al informe, se registra un aumento de casi el 70 por ciento de operaciones de compra de manera electrónica en comparación con el año pasado.

Por otra parte, los servicios públicos, la nafta, prepagas y los colegios privados, no presentaron variaciones de precios. Estos rubros que permanecieron congelados permitieron que la “inflación de julio permaneciera dentro de rangos moderados”, especialmente al compararlo  con “lo ocurrido en los últimos años”.