Eduardo López: “La escuela no es un cíber: el único protocolo que queremos discutir es el de la entrega de computadoras”

Por Franco Spinetta. Especial para Diario Z

La propuesta del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta de que vuelvan a la escuela las alumnas y los alumnos con problemas de acceso a Internet visibilizó las graves desigualdades vigentes en el sistema educativo. El gobierno identificó a 6.500 alumnos que “perdieron contacto” (sic) con los docentes y propuso reabrir 634 escuelas para que éstos puedan realizar sus tareas en los gabinetes informáticos, con ayuda de personal del ministerio. Eduardo López, secretario adjunto de UTE-Ctera, confirmó a Diario Z que la decisión generó en la comunidad educativa un profundo rechazo y que la medida refuerza las desigualdades en una institución que, en teoría, debería promover la igualdad de oportunidades.

¿Por qué hace esta propuesta el gobierno porteño?

Es otro intento anticuarentena de Rodríguez Larreta. Si quisieran solucionar la falta de conectividad de los 6.500 chicos, en vez de poner en riesgo su salud, deberían entregarles las computadoras y proveerles conectividad. Hay un fallo judicial al respecto, pero no se cumple. Es una doble intención: romper la cuarentena, ahorrarse plata, y de paso resignificar a las escuelas. Pasa de ser un lugar para todos, a un lugar para pobres y desconectados.

¿Esta decisión fue consultada con los sindicatos?

No. Esta es anti Ley 1420, que dice que la educación es obligatoria, no sólo para los pobres, sino para los ricos y la clase media: para todos. El Estado debe proveer los recursos para que los chicos puedan estudiar. En el siglo pasado, para quienes no tenían libros se crearon bibliotecas, entonces se llevaban los libros a la casa. No se hacía ir a los chicos sin libros a estudiar a la escuela y el resto se quedaba en la casa. Siempre la tendencia fue la de igualar. Hoy, la brecha digital es brecha educativa y reducir la brecha digital, con computadoras y conectividad, es aumentar la igualdad educativa.

¿Fue un error discontinuar el Plan Conectar Igualdad?

Fue un error gravísimo. Lo dijimos en su momento y hoy estamos pagando las consecuencias. Dijimos que la conectividad debe ser un derecho humano y una herramienta educativa. Y que hay que invertir más en educación, por supuesto. Hoy tenemos, hace cinco meses, 6.500 chicos sin estudiar por culpa del gobierno. Sin conectarse con la escuela, ni con los maestros.

¿Qué tipo de desigualdad genera esa desconexión?

Profundiza la desigualdad porque los que tienen compu y conectividad, se conectan y estudian. Las escuelas están abiertas, están cerrados los edificios. La educación está en pie desde marzo. Los hijos de los funcionarios están todos conectados y educándose. Los hijos de las clases populares, están desconectados y no se están educando. El Estado educa, correctamente, al que tiene recursos. Pero no educa, incorrectamente, al que no los tiene. Hace cinco meses que pasa esto. Es tremendo.

Entre las autoridades también hay mucho malestar por la decisión de enviar chicos a las escuelas.

Todos los gremios, de distintas ideologías, rechazamos la presencialidad e impulsamos la conectividad. Hay más de 200 organizaciones populares que se sumaron al rechazo. Quieren que manden a sus hijos, que no tienen conexión, a las escuelas, que los expongan al contagio. Responsabilizan a las familias cuando la educación es una responsabilidad social y gubernamental.

¿No es una oposición a retomar las clases sino que están exigiendo conectividad?

Están pidiendo ir a la escuela hace cinco meses. Esto no significa ir a los edificios. Quieren hacer las tareas desde casa, como el resto de los chicos. Pero también quieren conectarse con sus maestros y compañeros.

¿Qué son las comisiones de seguimiento de los espacios digitales que se crearían en las escuelas?

Es un protocolo que nos presentó el gobierno para el funcionamiento de esos espacios. Es un conjunto de normas y reglamentos para un fin. Nosotros estamos en contra del fin: las escuelas no son cibers, ni un videoclub, ni una cancha de pádel, ni shoppings, ni cervecerías artesanales. Cualquier protocolo que quiera convertir a las escuelas en algo distinto a lo que son, no tiene nuestro aval. El protocolo del gobierno habla de las distancias, de lavarse las manos, el uso del tapaboca. Nosotros no queremos que las escuelas sean cibers. Ellos nos quieren hacer discutir el protocolo, pero nosotros discutimos el fin del protocolo.

¿El gobierno quiere que sólo vayan a las escuelas los alumnos que no se están conectando?

Exacto. Nosotros queremos discutir con Rodríguez Larreta un protocolo… el protocolo de entrega de las computadoras para los que no la tienen. Eso sí lo discutimos.

¿Esto es consecuencia directa del recorte del Plan Sarmiento?

Sí. En octubre de 2015, los pibes de primer grado a quinto, tenían su compu en la casa. A nivel primario, se las daba Mauricio Macri como jefe de Gobierno. Era el Plan Sarmiento. En la secundaria, recibían su computador por Conectar Igualdad. En el 2016, Macri ya como presidente discontinúa el Conectar Igualdad y Rodríguez Larreta, como ya no tenía competencia a nivel nacional, discontinuó el Plan Sarmiento. En el 2016, 2017, 2018 y 2019 sólo se les entregó computadora a los chicos del cuarto grado y los del primer ciclo no se la podían llevar, tenían que dejarla en la escuela. Este año, no entregaron ni una computadora.

¿En el año cuando más se necesitan no entregaron ninguna computadora?

En el año de la pandemia, no entregaron ni una. Nuestro esfuerzo ahora está puesto en rehabilitar el Conectar Igualdad y el Plan Sarmiento y estamos haciendo una colecta de dispositivos (celulares y compus) para los chicos. A ver, son 6.500 chicos… cada compu sale 50 mil pesos, 300 millones. Es una decisión ideológica no resolverlo. No es un tema de costos. Acá están decidiendo “que estudie el que tiene compu”.

¿Ve posible el regreso a clases antes de finde año?

Nosotros consensuamos con el Ministerio de Educación nacional que ningún distrito podía volver a clase, si por lo menos no estaban en Fase 5. Nicolás Trotta lo dijo muchas veces. Si mañana hay Fase 5, o está la vacuna, bueno, empezamos a discutirlo. Hoy la Ciudad está en Fase 3. Es impensado volver a la presencialidad.

¿Por qué el gobierno porteño se la pasa deslizando esa posibilidad? Parece estar preparando el terreno para el anuncio.

Porque son anticuarentena, porque reprimen cualquier marcha menos las anticuarentena. Es el mismo gobierno que les sacó las computadoras a los pibes, que retuvo vacunas. La Ciudad no estalla porque hay IFE y ATP. Rodríguez Larreta es un Bolsonaro con IFE y ATP, que los da el gobierno nacional. Rodríguez Larreta boicotea todas las medidas a favor de la cuarentena.

En algunos lugares después de la vuelta a clases hubo que retrotraer la medida por el aumento de contagios, ¿qué podría pasar si se retoma la presencialidad?

Subiría la curva de contagios y seríamos Ecuador.

¿Habría resistencia de los sindicatos?

Desde ya. Rodríguez Larreta tiene las llaves de las escuelas. Están cerrados los edificios, pero las escuelas están abiertas. El jefe de Gobierno pudo avanzar en romper la cuarentena, pero no va a poder avanzar en el rompimiento de la cuarentena educativa. Con la educación, no va a poder. Puede abrir Once, Retiro, para comerciantes que están entre la espada y la pared porque no reciben ninguna ayuda del gobierno de la Ciudad. Con la heladera vacía, uno haría lo mismo, saldría a laburar y se enojaría con el que no te deja hacerlo. Eso es lo que hace Rodríguez Larreta. En vez de llenarles la heladera, los expone a contagiarse.

¿Cómo va a quedar el escenario educativo luego de este año?

En un fracaso. Es el fracaso de Rodríguez Larreta y la epopeya de la comunidad educativa, que con WhatsApp, Zoom, con lo que sea, está educando. El símbolo de ellos es Esteban Bullrich, que hace trucos en el Zoom para no participar en una sesión del Congreso. Las maestras y maestros están a disposición de los alumnos, haciendo un trabajo impresionante. Ellos llegaron al gobierno con la promesa de lo moderno, la conectividad, el futuro de las digitalización, la robótica, el trabajo colaborativo, que Buenos Aires iba a ser Silicon Valley, pero en cinco meses no pudieron conectar a 6.500 pibes. Vinieron con la promesa de digitalizar a la Ciudad, pero no pueden conectar 6.500 dispositivos. No es tan difícil, es ideológico.