Los docentes insisten en que el gobierno entregue computadoras a sus alumnos

Por Franco Spinetta. Especial para Diario Z

El profundo rechazo de docentes y familias dejó en stand by la creación de gabinetes digitales escolares, propuesto por el gobierno porteño para asistir a 6.500 niños “con problemas de conectividad”. La cartera conducida por Nicolás Trotta vetó el protocolo presentado por Ciudad, y llevó alivio a una comunidad educativa en estado de deliberación. Familias, docentes y sindicatos vivieron como un triunfo la decisión del Ministerio de Educación nacional.

“En las escuelas hay un montón de tablets de backup, que podrían estar hoy en manos de los niños.”

Rodrigo alvarez, docente de villa 20 y cildañez

Desde la semana pasada, docentes, supervisores, directivos, familiares y sindicatos realizaron asambleas virtuales, donde se expresó un rechazo unánime a la decisión del gobierno de implementar el programa “Conectate en la escuela”. Rápidamente, se instaló la idea de que los establecimientos educativos se convertirían en “escuelas ciber”.

“La docencia, desde el día uno, ha expresado claramente cómo resolver este problema: que se entregue equipamiento y conexión, en especial a los niños de los barrios populares. La Ciudad de Buenos Aires cuenta con los recursos materiales para resolver esto”, dice a Diario Z Rodrigo Álvarez, docente de la Escuela 8 del Distrito 13 y de la Escuela 4, Distrito 21, ubicadas en la Villa 20 y en el barrio Cildáñez.

La pandemia dejó al descubierto una brecha digital que había sido advertida, en reiteradas ocasiones, por los gremios docentes. Primero, el ex presidente Mauricio Macri dio de baja el programa Conectar Igualdad, mediante el cual alumnos y docentes del nivel secundario recibían una computadora. Después, en 2017, el jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, realizó un fuerte recorte del Plan Sarmiento.

“No tenemos la cantidad de baños suficientes para que puedan higienizarse las manos cada 90 minutos, como dice el protocolo.”

Gisela dorado, docente normal 9

Hasta ese año, todos los alumnos de primaria, desde primer grado, recibían una pc y se garantizaba la conexión en cada hogar, a través del sistema Wimax. Desde entonces, las computadoras se entregan a partir del cuarto grado, hasta séptimo. Y deben quedarse en la escuela.

Álvarez revela un dato crucial, que podría saldar el debate sobre la necesidad de reconectar con los 6.500 niños y niñas que perdieron la forzada continuidad pedagógica que impuso la pandemia: “En las escuelas hay un montón de tablets de backup, que podrían estar hoy en manos de los niños. Y también se les podría pedir a las empresas de telecomunicaciones que, al menos en los barrios más vulnerables, hagan su aporte para ofrecer conectividad”.

Gisela Dorado, docente del Normal 9, una escuela ubicada en plena avenida Corrientes, asegura que “incluso ahora que el Ministerio de Educación nacional rechazó el protocolo, nos mantenemos en alerta porque sabemos que, si bien no aprueban este, van a plantear modificaciones y van a patear la pelota para adelante para amansar esta rebelión docente que se dio a lo largo de todos los distritos”.

“Es muy difícil que una no se acerque para ver una carpeta si el alumno te quiere mostrar algo.”

gisela dorado

“La vuelta a clases en el pico de la pandemia no tiene ningún asidero, no hay ninguna experiencia local ni internacional. Hay países que están dando marcha atrás con la vuelta a clases, porque se convirtieron en espacios de contagio muy grandes”, señala Álvarez.

Para Gisela resulta inimaginable que en un posible regreso se respeten las distancias: “Es muy difícil que una no se acerque para ver una carpeta si el alumno te quiere mostrar algo. Lo mismo sucede con los espacios comunes. Con la cantidad de alumnos que tenemos, incluso desdoblando los cursos, no tenemos la cantidad de baños suficientes para que puedan higienizarse las manos cada 90 minutos, como dice el protocolo”.  Y cierra: “En realidad lo que están proponiendo es una apertura de la cuarentena. Levantar las licencias de trabajadores que están hoy al cuidado de sus hijos porque las patronales necesitan que retornen a sus puestos de trabajo para reactivar sus comercios. Eso es lo que está sobre la mesa”.