Los vermicelli con tuco y pesto están de luto: cerró el clásico restaurante Pippo

Aunque se cocinaba de todo, el plato más famoso eran los  vermicellis con tuco y pesto. También se los conocía como Súper Pippo. En sus buenas épocas, el local trabajaba las 24 horas. Sus mesas siempre estaban cubiertas con manteles de papel. Era un lugar habitual para los espectadores que salían de los teatros y los actores también. Fue, podría decirse, uno de los puntos de la bohemia de Buenos Aires.

El restaurante Pippo, ubicado en el corazón teatral de la Ciudad, en la calle Montevideo a media cuadra de la avenida Corrientes, anunció que cerraba sus puertas.

Los 25 empleados se enteraron de la decisión este lunes 31 de agosto. El restaurant había anunciado la quiebra a fines de 2015, pero finalmente logró continuar hasta ahora. En declaraciones a diversos medios, los trabajadores destacaron que hubo un intento de subsistir durante estos meses de pandemia con delivery  y el sistema “para llevar”. Sin embargo, el intento parecer no haber alcanzado para compensar la caída del consumo.  Los dueños anunciaron que bajaban la persiana.   

Pippo fue fundado en 1937. Su primer local se encontraba sobre la calle Sarmiento, entre Montevideo y Rodríguez Peña. En 1941 se mudó a Montevideo 341, donde funcionó hasta ahora. Tuvo en su momento otro local al que se entraba por la calle Paraná. Esta sucursal cerró hace ya varios años y la central logró mantenerse. La pasta está de luto: cerró Pippo.