Enfermería: exponen su vida contra la pandemia pero tienen dos trabajos para llegar a la canasta básica

Por Demián Verduga

El dicho popular que sostiene que el hilo se corta por lo más delgado puede aplicarse a la situación del sistema de salud pública de la Ciudad de Buenos Aires. Todos los testimonios coinciden: los enfermeros y enfermeras, el personal peor pagado del sistema, son quienes más se exponen y  contagian de coronavirus. Y en algunos hospitales la falta de estos trabajadores es otro de los puntos por los que se está complicando el funcionamiento.

Cerca del 25 por ciento del personal de salud pública de la Ciudad es de enfermería. Sobre un total de 40 mil trabajadores, según las cifras de ATE, aproximadamente 10 mil hacen estas tareas. El promedio del salario que reciben es de 35 mil pesos mensuales. Uno de los motivos por los que ganan eso es porque no se les paga el plus profesional. El sueldo se reduce entonces 30 por ciento. Para alcanzar al menos la canasta básica, los enfermeros duplican el horario, trabajan 12 horas diarias y en distintas instituciones. En el caso del sector público, perciben un plus de 10 mil pesos por sumar 140 horas mensuales. Les pagan 71 pesos la hora extra.  

Y la fría crónica necrológica demuestra que son quienes más se exponen al coronavirus. Según los datos brindados por ATE a este medio, de los 6 fallecidos que hubo hasta ahora en el personal de salud porteño, 4 son enfermeros. A nivel nacional representan 52 sobre un total de 80 decesos, es decir, el 65 por ciento.

En la Ciudad de Buenos Aires, las cifras oficiales -que no discriminan por función- admiten que hay 8.699 infectados al día de la fecha.

En primera persona

Claudia Ferreyra es enfermera del Hospital Rivadavia. “Hoy la internación se le da sólo para quienes tienen requerimiento de oxígeno mecánico-explicó a Diario Z a la hora de describir la situación de la institución-. El resto de la atención es ambulatoria. Había 10 camas de terapia intensiva y se abrió una sala con 10 más. Pero que no cumple con los requerimientos porque no hay suficiente personal para 20 camas, con 5 enfermeros por turno y sólo 2 terapistas, la necesidad de personal está a la mitad”.

Sobre 80 trabajadores de la salud que han muerto en el país, 52 trabajaban en enfermería.

Datos de ATE

Desde el inicio de la pandemia, sobre el personal de salud se aplicó un protocolo de una gran exigencia. “Se suspendieron todos los francos especiales y las vacaciones-explicó Ferreyra-. Hubo incorporaciones,  pero el grueso no fue para reforzar sino para reemplazar a los trabajadores que tenían licencia por ser grupo de riesgo, por edad o por enfermedades prexistentes. Entre los que infectaron algunos volvieron y otros no porque quedaron con secuelas”.

Todos los testimonios coinciden -y la dura cifra de muertes también- en que el personal de enfermería es el más afectado dentro de los trabajadores de la  salud. “Todos los enfermeros y enfermeras tienen dos trabajos -destacó Ferreyra-. Una compañera mía trabaja en la clínica Bazterrica y en el Rivadavia. En ambos lugares con pacientes que tienen Covid. De 7 a 14 está en la clínica y de 14.30 a 21.30 en el hospital. Circula muchísimo y en contacto con decenas de pacientes”.  

En el sistema público de salud porteño, el personal de enfermería cobra 71 pesos por cada hora extra

Datos de ATE.

Lo dicho por Claudia es otro dato clave del particular nivel de exposición de quienes realizan estas tareas. Y que como se contó antes están absolutamente precarizados.  “Al no estar incluidos en la carrera profesional cobran menos”, le dijo  Julián Asiner a este medio. Asiner residente y delegado del Hospital Tornú. “Todos hacen dos módulos para ganar un poco más. Asisten de modo a los enfermos. Tienen más contacto con los pacientes que los médicos porque los ayudan con lo más básico. Son los que más se exponen”.

“Una compañera trabaja en la Clínica Bazterrica de 7 a 14 y en el Hospital Rivadavia de 14.30 a 21.30. Circula muchísimo y en contacto con decenas de pacientes”.

Claudia Ferreyra, enfermera del Hospital Rivadavia.

Silvia Alocatti, secretaria gremial de la Asociación Gremial Interdisciplinaria del Hospital Moyano (AGIHM), remarcó lo mismo. “La mayor cantidad de contagios en el personal se dan en el área de enfermería”, le dijo a Diario Z. Luego aclaró que el volumen total de casos en el Moyano, por tratarse una institución que se ocupa solo de psiquiatría, es más bajo que en los hospitales generales.

 “Se infectan más porque están obligados al pluriempleo -remarcó Barracas, retomando la situación de los enfermeros-. Hacen doce horas y en diversas instituciones. Tenemos un número grande de compañeras de esa área que son jefas de hogar. Eso las obliga a circular mucho. Son las que están en la situación de mayor inseguridad”.

La situación de enfermeros y enfermeras es otra de las injusticias que la pandemia puso sobre la mesa.