Docentes del Distrito Escolar 21 reclaman conectividad: “Solo la mitad de los alumnos puede acceder a las clases virtuales”

Otra de las desigualdades que la pandemia muestra de modo descarnado son las posibilidades de acceso a internet que tienen los niños y niñas porteñas. Los maestros del Distrito Escolar 21, que nuclea a 17 escuelas de Villa Lugano, Villa Riachuelo, Villa Soldati, emitieron un comunicado reclamando por las dificultades para lograr conectividad con sus alumnos. “Por lo menos la mitad de los chicos de estas escuelas no tienen posibilidad de acceder a las clases virtuales”, le dijo a Diario Z  Pilmaiquen Mercado Díaz, docente de sexto grado de la escuela número 15.    

El comunicado de los maestros de este distrito escolar remarca que el Ministerio de Educación porteño presentó el pasado 28 de agosto “un segundo proyecto de protocolo para la apertura de escuelas como espacios digitales”. Y que lo hizo pese a la “amplia oposición de la comunidad educativa” y el rechazo del Ejecutivo nacional a la primera iniciativa.

“Como docentes del nivel primario del Distrito Escolar 21 conocemos la realidad de nuestras escuelas y de la población que asiste-señala el escrito-. El  proyecto de las “ciberescuelas” es insuficiente. No garantiza el acceso periódico a los medios digitales y no contempla muchas situaciones que implican trabajar con niños y niñas. Ningún proceso pedagógico es posible en el marco de una propuesta que, de llevarse a cabo, lo único que lograría es exponer más al contagio a los alumnos, docentes, auxiliares y familias. Esto profundizará la desigualdad que ya castiga en forma diferencial a las comunidades más golpeadas económica y sanitariamente”.

Las carencias de los alumnos para poder acceder a las clases virtuales son diversas, según le contó a este medio Mercado Díaz. Hay algunos que sólo tienen celular y que no tienen suficiente carga de datos para asistir a una clase de una hora. Otros tienen una  computadora para toda la familia y en el horario de la clase la está usando otra persona.

“Cómo es posible que haya sido factible garantizar el wifi gratis y abierto en la zona cuando se hicieron los Juegos Olímpicos de Juventud y no ahora para los estudiantes que tienen problemas de conexión”.

Pilmaiquen Mercado Díaz, docente de sexto grado de la escuela número 15.

Además de esto hay problemas de conexión. Hubo un dato que destacó Mercado Díaz. Cuando se realizaron los Juegos Olímpicos de la Juventud (octubre del 2018) en Villa Lugano hubo wifi libre en todo el barrio. “Esto quiere decir que se puede. No es posible que sea factible garantizar el wifi gratis y abierto para los juegos y no para los estudiantes”.

El otro punto que reclaman los docentes de este distrito es que vuelva la distribución universal de las netbooks. “Hace ya varios años que se las venían dando sólo a los chicos de cuarto grado hasta séptimo-destacó Pilmaiquen-. Este año, como hubo una sola semana de clase, ni siquiera los de cuarto recibieron.  Necesitamos que vuelvan a ser para todos”.

Pero las carencias no se reducen a cuestiones tecnológicas. Muchos de los habitantes de este distrito escolar son trabajadores informales a quienes la pandemia ha golpeado con crudeza. Por eso los docentes reclaman también que se universalice la entrega de la bolsa alimentaria. “El gobierno le viene dando sólo a los que estaban en el comedor o tenían la vianda-dijo Mercado Díaz-. Queremos que haya una bolsa para cada familia  porque hay muchas con problemas económicos graves”.