El gobierno porteño gasta casi $700 millones en adecuar escuelas para un “hipotético” retorno a clase

El diputado porteño del Frente de Todos Matías Barroetaveña presentó un pedido de informes en la Legislatura. Solicitó explicaciones por la contratación de un servicio de acondicionamiento y mantenimiento de los establecimientos educativos para el retorno a clases por un monto superior a los 684 millones de pesos.

“El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta piensa destinar casi 700 millones de pesos en un hipotético y peligroso retorno a las aulas”, remarcó Barroetaveña. Y añadió: “Según los datos públicos hay 6.500 niños y niñas que han perdido contacto con la escuela durante la pandemia. Con el dinero de estas contrataciones, la Ciudad podría destinar 100 mil pesos para cada estudiante que hoy no tiene conectividad.”

El pasado 22 de septiembre el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires publicó en el Boletín oficial cuatro resoluciones ministeriales fechadas el día 10 del mismo mes. Estas resoluciones aprobaron las contrataciones directas 6232/SIGAF/2020, 6231/SIGAF/2020, 6229/SIGAF/2020 y 6227/SIGAF/2020.

De este modo se autorizó la contratación de servicios de “provisión e instalación de dispensadores de jabón líquido y de papel higiénico, reposición mensual de jabón líquido y papel higiénico, y de refuerzo de personal de limpieza integral y desinfección de los establecimientos educativos de la Ciudad”. Se solicitó el servicios para todos los distritos escolares y “por un periodo de 4 meses”.

“Se destinan millones a una contratación cuando no se tiene ninguna certeza de lo que ocurrirá” expresó el diputado Barroetaveña. Y agregó: “Este dinero podría usarse para la compra de notebooks o al menos suplir el deficiente reparto de ayuda alimentaria en las escuelas. Evidentemente están más preocupados en el marketing de la vuelta a clases que en atender las necesidades reales de las y los estudiantes.”

El gasto total en estos servicios “asciende a $684.686.011”, según informó el legislador en un comunicado.

“Resulta por demás cuestionable. Estamos en un contexto de incertidumbre sanitaria que dificulta la implementación del retorno a las actividades presenciales -destacó Barroetaveña-. Y en ese marco, por ejemplo, el Gobierno de la Ciudad decidió no cumplir el último tramo de la oferta salarial docente que se había presentado en febrero de este año”.