Cumbre de ministros de educación con Trotta: el debate sobre la vuelta a las clases presenciales

El ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, se reunirá esta tarde de modo virtual con sus pares de las 23 provincias y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Las metas del encuentro son dos. La primera es avanzar en propuestas para revincular a los alumnos que tuvieron bajo o nulo contacto con las instituciones escolares desde que comenzó la pandemia de coronavrius. La segunda es habilitar actividades en las escuelas para los estudiantes del último año de primaria y secundaria, según el marco de prioridades para el regreso a clases aprobado por el Consejo Federal de Educación.

La preocupación por estos alumnos fue expresada en diversos medios de comunicación por grupos de padres que tienen a sus hijos en séptimo grado o el último año del secundario. El acento del reclamo estuvo puesto en marcar el impacto psicológico y emocional de finalizar un ciclo sin el contacto cotidiano con la escuela, los docentes y los compañeros.  

Trotta había declarado ayer que la prioridad del Gobierno son  los que finalizan un ciclo.  “Desde un principio el punto número uno fueron las y los alumnos que terminan un ciclo”, manifestó el ministro. Y evaluó que “no hace falta la vacuna (contra el Covid-19) para volver a clases”. Sin embargo resaltó que “debe haber datos objetivos” para “dar pasos seguros”.

El ministro indicó que durante el encuentro de hoy se presentará un índice epidemiológico. Fue construido por el Ministerio de Salud nacional junto con las provincias y diversos especialistas. El indicador apunta a ser un instrumento objetivo. Serviría para evaluar si están dadas las condiciones sanitarias para el regreso progresivo y escalonado de alumnos en aglomerados urbanos de más de 500.000 habitantes.

Del lado del Gobierno porteño, el ministro de Salud Fernán Quirós había manifestó en su habitual conferencia de prensa, el pasado lunes por la mañana, que la Ciudad seguirá “insistiendo”. Se refería a la implementación de clases presenciales para los alumnos que perdieron contacto con la escuela. Quirós sostuvo que los días sin clases generan “un riesgo irreparable”.

“Continuaremos buscando la forma de acordar las metodologías. Sabemos perfectamente que grupos de niños de 8 o 9 personas, en un espacio abierto con reglas y normas puestas por un adulto, es un escenario extremadamente seguro. Incluso más de lo que puede estar ocurriendo con ese niño en el día a día de su entorno familiar y barrial”, remarcó el funcionario.

La posición de los gremios es por ahora expectante. La secretaria General de Ctera, Sonia Alesso, declaró este martes: “Queremos volver a clases, pero si están dadas las condiciones epidemiológicas”.

Angélica Graciano, de UTE-Ctera, que aglutina a la mayoría de los docentes de la Ciudad, le dijo a Diario Z: “No tenemos los datos del índice que han elaborado. Hubo tres provincias que iniciaron clases y tuvieron que volver atrás. El acuerdo del Consejo Federal es baja o nula circulación del virus para el retorno presencial”.

Graciano destacó que en la Capital “hay 300 mil estudiantes en el sector público. Es una movilización muy importante”. Y remarcó que no es sólo el índice epidemiológico sino que “las escuelas no están en condiciones”. “Lo que nosotros queremos es que nuestros compañeros y los chicos no se contagien”.

Desde Sadop, el sindicato que agrupa a docentes del sector privado porteño,  le dijeron a este medio que van a “esperar” los anuncios de hoy antes de pronunciarse.

Las provincias en las que ya hay clases son: Formosa,  La Pampa y San Luis, que comenzó ayer.