Santiago Olszevicki: “La Ciudad cargó 200 fallecidos por Covid de julio a fines de septiembre”

Por Demián Verduga

Santiago Olszevicki, bioquímico y analista de datos, se hizo conocido cuando fue mencionado por Alberto Fernández. El presidente presentó en una de sus apariciones públicas el trabajo del joven científico. Olszevicki había relacionado la información sobre circulación de personas y la expansión del Covid-19.  Había usado los datos que circulación que se pueden conseguir a través de google con el movimiento de los celulares.  

Ahora, un nuevo trabajo del joven bioquímico volvió a circular con fuerza en las redes sociales. Lo hizo luego del debate que disparó la carga de 3.352 fallecidos por Covid-19 en la provincia de Buenos Aires en un solo día. Eso fue producto de una actualización. El bioquímico destaca que no es un tema bonaerense sino general y que tiene una explicación metodológica. “Entre fines de septiembre y principios de octubre, el gobierno porteño cargó 200 fallecidos por Covid que eran del mes de julio”, remarca,  a modo de ejemplo, en esta entrevista con Diario Z.    

¿Cómo llega a estas estadísticas?

Todos los días se sube una base de datos públicos.  No me refiero al reporte que más circula sino a una base más amplia. Ahí aparecen las fechas de fallecimiento de las personas. Hay que comparar dos bases con una diferencia de 15 días y se hace el cálculo. Entre los últimos días de septiembre, por ejemplo, y los primeros de octubre, el gobierno porteño cargó unos 200 fallecidos que eran de julio.

¿Es posible calcular cuántos se está subestimando globalmente?

No es posible hacerlo. Porque no es un ritmo fijo. Cada vez que se actualiza se está más cerca del valor real, pero no es posible calcular un porcentaje estable.

¿Por qué ocurre esta demora con la carga?

Es un tema metodológico. La ley de notificación obligatoria de enfermedades exige que los trabajadores de la salud sena quienes informen los datos de fallecimiento y los motivos. Entonces es lógico que en los momentos de stress del sistema haya menos tiempo para realizar esa tarea porque se están ocupando de otros pacientes. Eso hace que la carga de fallecidos se retrase. En el AMBA ahora se está compensando. Provincia informó toda la revisión en un solo día y la Ciudad la está subiendo de a poco, pero también está revisando. El propio Fernán Quirós (ministro de Salud de CABA) dice que nadie está escondiendo muertos. Son ajustes para mejorar los sistemas de carga.

Entonces está demora no es un fenómeno de este momento sino parte del mecanismo habitual…

Hay veces que la cantidad de fallecidos de un año determinado, por ejemplo 2019, terminan de saberse de modo definitivo un año después o quizás más. Hay que entender cuál es el objetivo de estos sistemas de vigilancia epidemiológica. La meta es monitorear tendencias. Son sistemas que tienen errores. Pero el objetivo es poder ver hacia dónde va la epidemia.  Esta es la idea, aunque flaqueen en el número preciso. La provincia de Buenos Aires lo que hizo fue desarrollar un método para acercarse más al número.

¿En qué consiste ese nuevo sistema?

Cruzar los datos sobre la ocupación de camas (los datos de los pacientes) y certificados de defunción aunque no esté todavía cargada la causa de muerte por el personal de salud. La vigilancia que se hace basada en la ley que tiene más de 50 años es un método sencillo que pueden hacer los efectores de salud. Es bueno para tendencias pero impreciso para los números exactos.