Por qué la tasa de letalidad por Covid-19 en la Ciudad es la más alta desde que empezó la pandemia

Por primera vez desde que se publica de modo sistemático el índice de letalidad de la Ciudad de Buenos Aires superó el 3 por ciento. En el último informe sobre la evolución de Covid-19, publicado este viernes 9 de octubre, la letalidad se ubicó en 3,05%. Es la cifra más alta desde el inicio de la pandemia. Hasta ahora había estado siempre por debajo.

La letalidad es la relación proporcional entre la cantidad de fallecidos acumulados durante la pandemia, 4.054, y los positivos acumulados, 133.052. No es lo mismo que la mortalidad, en la que se calcula la cantidad de víctimas fatales en relación al número de habitantes.

Para poner un punto de comparación, en los informes de la semana que fue del 24 al 30 de agosto, la letalidad nunca superó el 2,4 por ciento. Y en el resto de la saga siempre rondo esos volares o se ubicó incluso por debajo de los dos puntos. En esa semana,  el promedio diario de casos era de entre 1200 y 1500. Hoy está entre 650 y 900. ¿Por qué bajan los casos y crece la letalidad?  

“En todas las pandemias la letalidad crece sobre el final del ciclo”.

Ricardo Teijeiro, infectólogo del Hospital Pirovano.

Ante el interrogante, Ricardo Teijeiro, infectólogo del Hospital Pirovano, miembro y expresidente de la Sociedad Argentina de Infectología (Saadi), le dijo a Diario Z: “En parte se explica porque los fallecidos de este momento son los que se infectaron en los picos anteriores. Otro motivo es que hay un acumulado de pacientes en terapia intensiva y algunos mueren. En terapia una persona puede estar de 15 días a un mes. Son casos de varias semanas atrás. No reflejan la evolución actual de la epidemia”.  

El médico destacó que “en todas las pandemias la letalidad crece sobre el final. Es probable que al terminar el proceso se ubique en torno al 4 por ciento”.  

Desde que llegó el coronavirus, en marzo, la situación del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) fue la principal preocupación de la dirigencia política nacional, porteña y bonaerense. El AMBA fue el primer epicentro de la epidemia. Es un conglomerado urbano de más de 13 millones de habitantes. Esto aumentaba la posibilidad de una explosión de casos y colapso del sistema sanitario.

Ahora el epicentro y las situaciones más dramáticas se viven en otras provincias. Sobre la evolución del Covid en el país, Teijeiro remarcó: “La Ciudad y el conurbano bonaerense trabajaron para contener el virus. En ese lapso de tiempo se puso el acento en multiplicar las camas de diversas formas. En el resto del país no se hizo lo mismo. Se confiaron quizás en que el virus no iba a llegar, algo que es casi imposible en una pandemia. Lo cierto es que ahora están con picos muy fuertes y sistemas sanitarios al límite. La pandemia también desnuda el estado estructural de la salud pública, pero creo que hubo un exceso de confianza en muchos gobernadores ”.