La Ciudad está teñida de rosa por los lapachos en flor

La Ciudad de Buenos Aires empieza a teñirse de rosa por el florecimiento de los lapachos, brindando un espectáculo urbano digno de admirar.

Los lapachos fueron introducidos en la Ciudad por el reconocido paisajista Carlos Thays, que los trajo desde el norte del país, logrando una buena adaptación en la zona. El más famoso y conocido es el llamado “lapacho de Ezcurra”, ubicado en Av. Figueroa Alcorta y Castilla.

También podemos encontrar lapachos repartidos por toda la ciudad. Los barrios donde predomina su presencia son Palermo, Saavedra, Puerto Madero y Villa Urquiza. También, cerca del monumento a Güemes (Echeverría y Av. Figueroa Alcorta); en el Parque Los Andes (Av. Corrientes y Av. Dorrego); en la Plaza Monseñor de Andrea (Anchorena y Av. Córdoba), frente al Museo Bernandino Rivadavia, en el Parque Centenario (Ángel Gallardo 470); en Mendoza entre Andonaegui y Barzana; en el Parque Micaela Bastidas (Julieta Lanteri y Rosario Vera Peñaloza); en Av. Donado entre Av. Crisólogo Larralde y José Pascual Tamborini; y en la Vuelta de Rocha (Av. Pedro de Mendoza y Del Valle Iberlucea), en La Boca.