Vuelta a clases: los gremios UTE y Ademys convocaron a retención de tareas docentes

El secretario adjunto de la Asociación de Enseñanza Media y Superior (Ademys), Jorge Adaro, confirmó este martes un paro de su gremio de 48 horas, a partir de hoy. El paro es en rechazo al reinicio de clases presenciales para alumnos del último año del nivel secundario.

Llamaron cuando estaba todo decidiro. Los gremios fueron notificados el viernes, mediante un zoom en el que les dieron  la información sin precisiones, ni propuesta pedagógica.

“Nuestra postura es de rechazo absoluto al regreso a las aulas que plantea (el jefe de Gobierno porteño, Horacio) Rodríguez Larreta, ya que todos los días tenemos récord de casos, y es una locura volver a las aulas”, afirmó Adaro en diálogo con El Destape Radio.

En esa línea, el dirigente gremial docente sostuvo que “lo que está haciendo Rodríguez Larreta, de forma descarada, es una foto de como si se volviera a clases, y eso no es verdad, porque no hay regreso a la presencialidad“.

Consideró además que el discurso del jefe de Gobierno porteño “es sumamente grave, porque quiere hacer un experimento con los más desprotegidos”, en relación a los 6.500 chicos de bajos recursos sin conectividad con la escuela en los últimos meses, y que la Ciudad comenzó a asistirlos presencialmente.

En ese marco, Adaro reiteró que “no volvieron las clases en la Ciudad, y no vamos a dar ninguna clase”, y agregó que su sindicato “suspendió cualquier tipo de actividad (en referencia a clases virtuales), y hacemos paro hoy y mañana”.

UTE votó retención de tareas presenciales y mantiene las clases virtuales

La Unión de Trabajadores de la Educación convocó a sus afiliados a una retención de tareas presenciales, manteniendo las clases virtuales.  Dicen que es una “puesta en escena” peligrosa por el alto grado de circulación del virus.

Esto que va a hacer el gobierno de la Ciudad no son clases, son puestas en escena para decir que los chicos van a tener algún tipo de actividad.

Ambos sindicatos cuestionan que el regreso a las aulas se decidió sin coordinarlo con los directivos –que tendrán la responsabilidad de llevarlo a la práctica– ni con los docentes. “Los directivos estan perplejos y los profesores también, porque son actividades que vienen por afuera del sistema educativo y sin ninguna planificación pedagógica”, describió Angélica Graciano, la titular de UTE.

Los docentes alertan que la situación epidemiológica está lejos de mostrar un nivel de circulación bajo o nulo, como había determinado el Consejo Federal de Educación antes de habilitar el uso de un índice epidemiológico  para las ciudades con más de 500.000 habitantes, según el que la Capital Federal está en un nivel “medio”.

CABA  viene registrando más de 900 casos diarios por semana, en el promedio de los últimos siete días. En UTE indican que es un número muy alto, “entre 10 y 200 veces más grande que en todos los lugares del mundo que reabrieron las escuelas”, según ha señalado el epidemiólogo Ernesto Resnik. Añaden que el número de contagios y muertes está  subvalorado, ya que la información que da a conocer el gobierno porteño es incompleta y desactualizada.

Los gremios fueron notificados el viernes, mediante un zoom en el que les dieron  esta información sin precisiones, ni propuesta pedagógica. “Nos llamaron cuando ya estaba todo decidido, fue una reunión bastante pobre. No está claro por ejemplo cómo se va a transportar a los chicos. Sólo nos dijeron que arrancan con los 5tos años de algunas escuelas técnicas, pero no nos informaron cuáles. No definieron qué van a hacer con los docentes que conviven con familiares de riesgo ni con las que tienen hijos a cargo en edad escolar”, enumeró Mariana Scayola, titular de Ademys, el gremio que llamó a un paro de 48 horas.

Graciano coincidió con ella en la falta de una propuesta educativa. “Esto que va a hacer el gobierno de la Ciudad no son clases, son puestas en escena para decir que los chicos van a tener algún tipo de actividad, pero no hay ninguna planificación pedagógica”, consideró.

“Sabemos que algunos padres de nuestros alumnos les están haciendo firmar una autorización para que concurran y otra para permitir el uso de su imagen, suponemos que para hacer algún video. Pero todavía no se sabe ni con quiénes se va a hacer la apertura de los colegios anunciada para los últimos años de la primaria y secundaria, es muy imprecisa la comunicación que se hizo a los docentes. Tampoco hay documentos del programa de revinculación que anunciaron para los 6.500 estudiantes que perdieron contacto con la escuela”.