Santiago Roberto presentó un proyecto para crear una oficina anticorrupción de la Ciudad

El legislador porteño del Frente de Todos Santiago Roberto presentó un proyecto de ley para crear una Oficina Anticorrupción en la Ciudad de Buenos Aires. El objetivo es “fomentar una mayor transparencia y combatir los hechos de corrupción en el manejo de los fondos públicos”, destacó el legislador en un comunicado.

Roberto ya había presentado esta propuesta hace dos años pero perdió estado parlamentario. Fue por “los sucesivos impedimentos del oficialismo de darle tratamiento legislativo”.

La Ciudad necesita de mecanismos institucionales y normas que regulen el comportamiento de las y los funcionarios, al igual que de los empleados de la administración pública. El objetivo es garantizar transparencia y cuidar los intereses públicos”, declaró Roberto. Y resaltó la “importancia de que el nuevo organismo cuente con legitimación procesal, independencia funcional y autarquía financiera”.

El proyecto señala que la oficina  podrá recibir denuncias “de particulares, funcionarios y empleados públicos. Investigar preliminarmente, de oficio, o por denuncia de los hechos que pudieren configurar presunto enriquecimiento ilícito o irregularidades en el manejo de los fondos por los funcionarios públicos”.

A su vez, el organismo podrá recomendar “la suspensión preventiva de los agentes denunciados, cuando su permanencia en el cargo o sus funciones pudieran resultar contraproducentes a los fines de la investigación”.

La iniciativa propone que la oficina esté conducida por un secretario de transparencia y anticorrupción designado por la Legislatura de la Ciudad. Surgiría como propuesta del bloque opositor con mayor representación numérica en el cuerpo. Y ejercería el cargo por cinco años con la posibilidad de ser reelecto por una única vez.

“Llevan 13 años gobernando la Ciudad y nunca quisieron debatir un proyecto que garantice transparencia y control de los recursos. Consideramos que es urgente la aprobación de esta Ley para contribuir a ponerle fin a este flagelo que degrada la política como herramienta de transformación”, dijo Roberto.

Son coautores del proyecto los legisladores María Rosa Muiños, Matías Barroetaveña y Cecilia Segura.