Caravana docente contra la apertura de las salas de 5 del nivel inicial: “No tiene ningún sentido pedagógico”

El rechazo a la reapertura de los jardines de infantes para los niños que estén en sala de 5 se plasmó hoy en una caravana. Desde las 12, un grupo de docentes autoconvocados se reunieron en el Congreso Nacional para luego realizar la movilización en varios autos hasta la sede del Gobierno porteño, en Parque Patricios.

La bandera desplegada por los maestros antes de comenzar la recorrida bajo el cielo celeste y soleado  planteaba una de las consignas centrales de la protesta: “No volvemos porque nunca nos fuimos. La deuda es con los pibes”. Este rechazo a la reapertura de los jardines se suma al que ya había generado el de las primarias y secundarias para el último año de cada ciclo.  

La protesta de hoy se organizó ayer lunes 26 de octubre en una asamblea virtual que convocó a unas 200 docentes de educación inicial. Fue luego de que el Gobierno de la Ciudad difundiera las condiciones para la reapertura de los establecimientos de educación inicial.

Imágenes de la caravana de docentes autoconvocados.

La secretaria de nivel inicial de UTE-Ctera María María Ángeles Gutiérrez le había dicho ayer a este medio. “Hoy en la mañana llegaron los protocolos. Son exactamente los mismos que para los chicos de séptimo grado y quinto año. Los niños tienen que estar a dos metros de distancia entre ellos y de los maestros. No pueden compartir juguetes ni material didáctico”.Luego, la docente se preguntó: “¿Qué clase de revinculación es esa? ¿Cómo se hace para que los chicos no se toquen y no compartan juguetes? ¿Qué hacemos si alguno de ellos se angustia? ¿Cómo lo tranquilizamos si no nos podemos acercar?”.

“Las familias deben firmar que desligan al Estado de cualquier responsabilidad si sus hijos se contagian”.

Parte del comunicado de los docentes autoconvocados.

Los organizadores de la protesta de hoy emitieron un comunicado. “La comunidad educativa rechaza el retorno a la presencialidad.  Porque este protocolo no viene a dar respuesta a las demandas que venimos sosteniendo desde el inicio de la pandemia”.

Los reclamos son los siguientes.   

  • Conectividad
  • Alimentos
  • Ingreso básico para familias sin empleo
  • Prohibición de despidos y suspensiones
  • Control de precios de alimentos y servicios

El escrito difundido por los organizadores profundizó sus cuestionamientos a la nueva apertura. “Esta decisión política incrementa la circulación viral poniendo en riesgo al sistema sanitario. Y no es más que un show mediático que es un completo fracaso en la realidad”.

Y señala que se “intentaron abrir cientos de escuelas y el escenario se replicó en cada una de ellas. Hubo 1, 2 o 3 estudiantes por turno. Porque la medida carece absolutamente de cualquier sentido pedagógico. No es obligatoria. Y las familias deben firmar que desligan al Estado de cualquier responsabilidad si sus hijos se contagian. Los grupos asisten una o dos veces por semana, con cupo solo para 9 estudiantes máximo. Y no necesariamente se revincularán con los docentes que estuvieron al frente del grupo durante el año”.

A fines de la semana pasada el gremio Ademys difundió un relevamiento sobre la asistencia a las escuelas. Ese sondeo indicó que sobre 20.800 potenciales alumnos de séptimo grado que podían asistir con las reaperturas sólo se habían presentado 187.