Es “imposible” aplicar el distanciamiento en niños de 5 años, dicen los docentes privados

Docentes de escuelas y jardines de infantes privados rechazaron hoy el protocolo presentado por el gobierno porteño para reabrir esos espacios y consideraron “imposible” aplicar el distanciamiento y el tapabocas en niños de cinco años, informó el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (SADOP).

El protocolo parece redactado por funcionarios que desconocen absolutamente el funcionamiento de una sala de cinco años.

sindicato argentino docentes particulares (sadop)

“Consideramos que no están dadas las condiciones sanitarias ni epidemiológicas y que llegado el caso es fundamental construir con todos los actores de la comunidad educativa un protocolo seguro y que garantice el cuidado de la salud de todos y todas”, detalló SADOP en un comunicado..

Precisaron, además, que en el caso del nivel inicial la situación es aún peor, debido a la naturaleza de este nivel educativo.

“Analizando el protocolo observamos que parece redactado por funcionarios que desconocen absolutamente el funcionamiento de una escuela infantil o de una sala de cinco años, donde el cuidado y el respeto de la distancia de dos metros es realmente imposible de sostener”, agregaron.

“Hay escuelas de nivel inicial que tuvieron que cerrar sus puertas definitivamente. Y es responsabilidad exclusiva del Gobierno de la Ciudad.”

sindicato argentino docentes particulares (sadop)

Pero no solo esto, el protocolo “descansa sobre un posibilismo absoluto, especialmente en el sostenimiento de la distancia entre estudiantes y docentes, pero también en el uso del tapaboca”

Para el gremio “los niveles de autonomía en niños de cinco años son muy heterogéneos para que cada uno pueda ponerse y sacarse el tapaboca“.

Por lo que SADOP se preguntó qué pasará “cuando un niño no pueda colocarse el barbijo, por quién será asistido y cómo se sostiene el distanciamiento de dos metros.”

Indicaron que con este tipo de protocolos, “el Gobierno de la Ciudad acelera los tiempos para mostrar en los medios que volvieron las escuelas infantiles, pero nunca se apuró en asistir a estas instituciones educativas, que están atravesando una gran crisis financiera que pone en riesgo los puestos de trabajo de las y los docentes“.

“Otra vez, el apuro y el marketing político, le ganan a las políticas públicas del cuidado de la salud, ya no sólo de la comunidad educativa, sino de todos los vecinos y vecinas de nuestra Ciudad”, añadió el sindicato.

Y agregaron que hay escuelas de nivel inicial que “hoy no van a poder abrir porque tuvieron que cerrar sus puertas definitivamente. Y esto es responsabilidad exclusivamente del Gobierno de la Ciudad que no llevó adelante ningún tipo de programa real y efectivo para el sostenimiento de los puestos de trabajo”.