Cómo serán las etiquetas obligatorias para advertir sobre el exceso de azúcar, sal, grasas y calorías

El Senado de la Nación debatirá este jueves 29 de octubre, entre otros proyectos, la Ley de Etiquetado de Alimentos. La norma busca promover “pautas sobre una alimentación saludable”. La iniciativa unifica quince propuestas presentadas por parlamentarios de todas las bancadas, así que su aprobación está garantizada.

El mecanismo, que se utiliza en otros países, consiste poner etiquetas simples de entender y lo suficientemente vistosas para el consumidor en los envases. El objetivo especialmente es advertir sobre los excesos de componentes como azúcar, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías.

La ley estará dirigida a fabricantes, “fraccionadores y envasadores que distribuyan, comercialicen o importen”. “Y que hayan puesto su marca o integren la cadena de comercialización de alimentos y bebidas no alcohólicas en todo el territorio de la República Argentina”, dice en los fundamentos de la iniciativa.

Estos alimentos y bebidas que tengan en su composición final un contenido significativo de estos nutrientes, y cuyo valor energético exceda ciertos parámetros, deberán  incluir en la cara principal un sello de advertencia indeleble por cada nutriente “crítico” en exceso.  Las etiquetas dirán:

  • “Exceso en azúcares”.  
  • “Exceso en sodio”.
  • “Exceso en grasas saturadas”.
  • “Exceso en grasas totales”.
  • “Exceso en calorías”.

En caso de tener edulcorantes el envase debe contener una leyenda inmediatamente por debajo de los sellos de advertencia que diga: “Contiene edulcorantes. No recomendable en niños”. Si tiene cafeína el envase deberá decir: “Contiene cafeína. Evitar en niños”.

El proyecto destaca que el sello deberá “adoptar la forma de octógonos de color negro con borde y letras de color blanco en mayúsculas”. Además el tamaño “no será nunca inferior al 5 por ciento de la superficie de la cara principal del envase”. Y no podrá estar cubierto de forma parcial o total por ningún otro elemento.

Los valores máximos de azúcares, grasas saturadas, grasas totales y sodio establecidos deben cumplir los límites del Perfil de Nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud.