Nuevo ruidazo contra la intervención de la cooperadora de la primaria Álvarez Thomas

Hoy, viernes 30 de octubre, se cumple una semana y un mes desde que el Gobierno de la Ciudad decidió intervenir la cooperadora de la escuela primaria Álvarez Thomas, del barrio de Agronomía. Las esquinas más importantes de las inmediaciones de la institución amanecieron con carteles en los que se podían ver las caras, nombres y cargos, de los funcionarios de la intervención. Y a las 14:30 se realizó un ruidazo en la puerta  para volver a protestar contra la medida.

La acusación formal para intervenir fue un supuesto “incumplimiento de las normas contables”. Sin embargo los padres y docentes aseguran que se trató de una “excusa”. Y que lo que en realidad sucede es que Horacio Rodríguez Larreta busca tomar revancha porque la asociación le ganó un litigio judicial originado por el uso del natatorio de la institución.

La cooperadora del establecimiento hace casi 50 años construyó un natatorio techado para los alumnos. Tiene además un comedor para los 800 estudiantes que hacen doble jornada. El origen del conflicto, según la comunidad, es que la cooperadora autogestiona ambas cosas. Eso, según padres y docentes, deja afuera a las empresas con las que el gobierno porteño terceriza estos servicios. Y además le impide utilizar el natatorio para alumnos de otras escuelas.        

Fuentes del Ministerio de Educación de CABA remarcaron en el momento de la intervención que el motivo era que en junio de este años se había realizado “un análisis interno en el que se observó incumplimiento sistemático de las normas contables dentro de la ley marco de Asociaciones Cooperadoras”. Señalaron que hay “un fondo común de inversión de 24.487.031 pesos”. Y que esto iría “en contra del espíritu de una cooperadora en el marco de la ordenanza mencionada”.

La respuesta de los padres y docentes fue que esos 24 millones de pesos de superávit eran “producto de una gestión impecable que tiene todo el respaldo de la comunidad educativa”. “Gracias al trabajo de los cooperadores se ha puesto en pie una de las escuelas con mejores condiciones de infraestructura de la Ciudad de Buenos Aires. Se destaca por tener un natatorio propio y un comedor autogestionado que brinda alimentación de calidad a los 800 alumnos que asisten en doble jornada”.

En un comunicado difundido hoy luego del ruidazo, la Cooperadora del Álvarez volvió a rechazar la intervención. Pidió que “la ministra de Educación (Soledad Acuña)  ponga manos a la obra para solucionar uno de los principales conflictos generados por el accionar de sus propios funcionarios”.