Los docentes porteños sostienen que “antes hablar de clases presenciales en febrero hay que debatir infraestructura y paritarias”

La noticia sobre la compra de la vacuna rusa Sputnik V por parte del gobierno nacional le dio un poco más de certeza al momento en que podría comenzar el proceso de salida de la pandemia. A esto se suma que el resto de las vacunas que están en fase 3, como la de Oxford, también van rumbo a la finalización de los estudios clínicos. En este marco, el debate sobre la vuelta a clases presenciales el 17 de febrero, propuesta realizada por el Gobierno de la Ciudad, suma como elemento que quizás la vacuna esté disponible para esa fecha.     

Al ser consultada sobre si la noticia de la vacuna modifica el escenario para el regreso anticipado, la secretaria General de UTE-Ctera, Anglélica Graciano, le dijo a Diario Z:  “No podemos pensar en febrero si hoy no tenemos muchas cosas resueltas. No tenemos infraestructura. Y todavía no nos pagaron la paritaria de este año”.

La polémica comenzó a fin de la semana pasada. La ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, planteó la voluntad de gobierno local de que las clases presenciales se reinicien a mediados de febrero. “El primer objetivo sería contar con el 100% de los chicos presentes en las escuelas en todos los horarios de clase. Y el segundo, ante un posible rebrote, que no sea ciento por ciento virtual. Que haya un espacio de presencialidad complementado con otros de virtualidad”, declaró la ministra.

Aunque todavía no puede darse  nada por resuelto, la posibilidad de una vacunación masiva podría evitar que la Argentina viva una segunda ola de Covid-19 como Europa.

“Toda discusión sobre si se vuelve o no en febrero se hará en las paritarias de verano. No vamos a discutir lo que quiere la ministra. Vamos a seguir reclamando lo que estamos reclamando hoy”, remarcó Graciano.

Entre los planteos realizados por los gremios docentes porteños está el de la conectividad y las computadoras para los alumnos. Graciano sostuvo: “Además de no haber distribuido las 6.500 notebooks que el Gobierno Nacional le donó a la Ciudad, hay que calcular por lo menos 12 mil más para garantizar la conectividad de todos los pibes”.

La posición del Ejecutivo Nacional sobre la fecha del retorno a clases presenciales la había puesto sobre la mesa el ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta. “Estamos trabajando en un escenario de presencialidad. En la mayoría de los países las clases continuaron durante la pandemia. Hubo otros en los que volvieron luego del receso de verano y que incluso con rebrotes mantienen la presencialidad en las aulas”.   

“Tenemos la voluntad de que el año que viene sea el año de recuperación de la normalidad que perdimos-remarcó Trotta-. Pero no es una cuestión de deseo. Hay un tema de responsabilidad y análisis de la realidad epidemiológica”.