Críticas al proyecto de llevar el estacionamiento pago a la mitad de las calles porteñas

Por Franco Spinetta. Especial para Diario Z

Pasan las elecciones, pasan los gobiernos, pero el estacionamiento medido y el sistema de acarreo en la Ciudad siguen firmes en manos de dos empresas, Dakota y BRD. Ambas operan con una concesión vencida desde 2001 y han logrado dilatar en la Justicia dos leyes votadas en la Legislatura. Ahora, el gobierno de la Ciudad envió un nuevo proyecto para absorber de manera directa la jugosa recaudación del estacionamiento pago, a través de la administración de apps en celulares, y lanzar la postergada licitación del sistema de grúas.

“Desde 1990 hay dos empresas, Dakota y BRD, que recaudan 12,5 millones de pesos por mes pagando a la Ciudad un canon irrisorio de 55 mil pesos.”

matias barroetaveÑa, frente de todos
El sistema de acarreo funciona a pesar de que la licitación está vencida desde 2001.

A cambio de quitarles el control de los parquímetros -que en la práctica dejarían de existir-, el jefe de Gobierno extenderá el alcance del acarreo a casi el 50% de la Ciudad.

“El proyecto de estacionamiento tarifado es una nueva estafa a los vecinos con un mero afán recaudatorio”, expresó el diputado del Frente de Todos Matías Barroetaveña. “Llevar grúas a todos los barrios es la extensión de la concesión más escandalosa de la historia de la ciudad, que desde 1990 tiene dos empresas que recaudan 12,5 millones de pesos por mes pagando un canon irrisorio de 55 mil pesos”, añadió.

“Lo que la Ciudad necesita para desincentivar el uso de vehículos particulares es extender la red de subte, sin embargo, todos los planes de expansión están paralizadas”, manifestó Barroetaveña y agregó: “Desde el Frente de Todos proponemos el llamado a una consulta popular para que los vecinos de la ciudad decidan sobre el futuro del estacionamiento medido».

“La gente no va a aceptar esta expansión en los barrios, de ninguna manera”, sentenció el legislador de GEN y vicepresidente de la Comisión de Tránsito, Sergio Abrevaya. “Este proyecto aparece luego de diez años de leyes frustradas, mientras siguen el servicio sigue en manos de estas dos empresas en lo que constituye una verdadera estafa, cuyas licitaciones están vencidas desde 2001”, dijo Abrevaya a Diario Z.

“La expansión de las zonas de estacionamiento pago y de acarreo es un pedido de las empresas.”

sergio abrevaya, GEN

La propuesta del gobierno porteño contempla que los vecinos residentes queden exceptuados del pago de la tarifa por estacionar en un rango de hasta 300 metros de distancia de su domicilio. Además, prevé ampliar a 80 mil los espacios de estacionamiento medido e incorpora la posibilidad de que los vecinos denuncien autos mal estacionados para que las grúas los acarreen.

Si bien el proyecto prevé el llamado a licitación por 10 años del servicio de acarreo y la sumatoria de un operador más al sistema, para Abrevaya esto es “innecesario” ya que lo que debe replantearse es la necesidad de que haya grúas circulando por la Ciudad en la búsqueda de autos infractores. “Hoy se puede multar y listo, el acarreo sólo debe usarse para cuando se bloquean espacios que necesitan estar libres”, añadió.

“El nudo del problema es la vocación de incrementar el sistema de estacionamiento pago en la Ciudad, y eso me parece muy mal”, insistió Abrevaya.

“El proyecto tiene cosas favorables: que no haya más parquímetros y que el pago del acarreo no va a la empresa”

facundo del gaiso, vamos juntos

Desde el gobierno porteño apuntaron que es “muy necesario actualizar el sistema de cobro de estacionamiento medido” en la Ciudad, hoy operado con cospeles y monedas y en parquímetros que, muchas veces, no funcionan.

El proyecto tiene cosas favorables: que no haya más parquímetros y además el pago del acarreo no va a la empresa”, dijo a Diario Z Facundo del Gaiso, legislador de Vamos Juntos e integrante de la Comisión de Tránsito. “Respecto de la ley anterior, se reducirían de 120 mil puestos pagos a 80 mil, mientras que las denuncias por mal estacionamiento se pueden hacer por el celular e incluye toda la ciudad”, agregó.

Sobre la larga indefinición de un tema clave para el ordenamiento vehicular, Abrevaya aventuró que la “expansión de las zonas de estacionamiento pago y de acarreo es un petitorio de las empresas”. Sin embargo, agregó: “¿Por qué les interesa tanto a las empresas y por qué tienen tanto peso como para frenar normativas? Nunca descubrí un dato que explique por qué tienen tanto peso en todos los gobiernos, porque esto no es de ahora”.