APYME cuestionó el nuevo impuesto a las tarjetas de crédito que impulsa Larreta

Representantes de la pequeña y mediana empresa y legisladores de la oposición rechazaron el nuevo impuesto a los Sellos sobre los consumos con tarjetas de crédito, incluido por el Gobierno porteño en el proyecto de Presupuesto 2021.

En un país como la Argentina donde el consumo representa las dos terceras partes del producto, no podemos darnos el lujo de gravarlo.

julian moreno, apyme

La Asamblea de los Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) de la Ciudad consideró al respecto que “nunca es bienvenido un impuesto al consumo”.

En declaraciones a Télam Radio, el vicepresidente de Apyme, Julián Moreno, manifestó que “los impuestos deberían gravar otras cuestiones, como los grandes patrimonios o las transacciones financieras especulativas”.

“En un país como la Argentina donde el consumo representa las dos terceras partes del producto, no podemos darnos el lujo de gravarlo con un impuesto cuando lo necesitamos como motor de la recuperación económica pospandemia”, consideró Moreno.

Y concluyó: “Le exigimos al Gobierno de la Ciudad que sea un poco más creativo a la hora de recaudar ya que tiene sectores de donde sacar, en vez de afectar el consumo de las clases populares”.

Por su parte, el legislador porteño del Frente de Todos Claudio Morresi señaló que “esto muestra en esencia lo que es Juntos por el Cambio, porque se opone al aporte extraordinario por única vez a 9.000 ricos e impone un impuesto a quienes compremos por tarjeta, es decir, a todos”.

“Esto produce una complicación en un momento donde necesitamos que la economía se recupere rápidamente; estas medidas lo único que buscan es recaudar en vez de priorizar otras necesidades”, evaluó Morresi.

El Impuesto a los Sellos a las tarjetas de crédito fue incluido por el Gobierno de la Ciudad en el Presupuesto 2021 con el objetivo de recaudar $7.700 millones y consistirá en un gravamen del 1,2% a las compras que se hagan por ese medio de pago.

El sábado pasado, la Confederación Argentina de Mediana Empresa (CAME) manifestó también su “enfático rechazo” al nuevo tributo.

“Es insólito, quieren estimular la economía agobiando al que la pone en marcha; en lugar de generar más incentivos para movilizar las ventas y la actividad productiva, le pegamos al cliente”, sostuvo el presidente de la CAME, Gerardo Díaz Beltrán.