Presupuesto: el ajuste y los nuevos impuestos son “para compensar las cuentas”, dijo Martín Mura, ministro de Hacienda porteño

El ministro de Hacienda y Finanzas porteño, Martín Mura, calificó el miércoles de “contingencia” al proyecto de Presupuesto 2021 que presentó en la Legislatura. El proyecto prevé una reducción en las partidas para obras y la creación de nuevos impuestos para “compensar” las cuentas de la Ciudad de Buenos Aires, tras la baja de los fondos coparticipables.

“La Ciudad tuvo que repensar el Presupuesto y diseñar una alternativa transitoria y de supervivencia para compensar la quita de fondos”, dijo el funcionario al defender el proyecto de gastos y recursos que tiene fecha de debate en la sesión del 10 de diciembre.

El ministro dijo que el atraso en presentar la ley respondió, en parte, a la medida adoptada por el gobierno nacional que redujo en 1,18 puntos el coeficiente de los fondos que percibía la Ciudad por la transferencia de las competencias en materia de seguridad, realizada en 2016 durante la presidencia de Mauricio Macri.

En base a los números que maneja el gobierno porteño, la merma en la coparticipación representará una baja de $ 52.000 millones en 2021 en el presupuesto total porteño. “Se pone de manifiesto una clara intencionalidad por parte del Gobierno nacional en afectar las finanzas públicas de la Ciudad de Buenos Aires”, subrayó el funcionario.

Desde la oposición, la diputada porteña del Frente de Todos María Rosa Muiños, retrucó al ministro que “esos fondos no eran propios de la Ciudad, son propios de la Nación. La Nación no causó un perjuicio a la autonomía presupuestaria de la Ciudad, porque no se entrometió el proceso de decisiones que la jurisdicción tiene para resolver cómo recaudar y cómo gastar”.

Mura, en tanto, recordó que el Ejecutivo porteño presentó su reclamo por el tema ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Anticipó que mientras se espera una resolución, elaboró un presupuesto con un paquete de medidas que quedarán sin efecto de obtener un fallo favorable y “se reforzarán” si se “agrava la quita de fondos”.

Mura detalló la reducción de obras de infraestructura y la revisión de contrataciones de servicios, así como “una reducción en los gastos de administración del Estado, con la baja de alquileres de las oficinas públicas y el impulso del teletrabajo“. Esto, adelantó, “va a afectar las negociaciones paritarias del próximo año”.

El funcionario informó, además, que se generaron nuevos ingresos para equilibrar las cuenta a través de modificaciones impositivas: la eliminación de las exenciones a las operaciones con Leliqs y de pases, y un nuevo impuesto a los sellos para las compras con tarjetas de crédito.

“Estos tributos no son un invento de la Ciudad, sino que se aplican en otras jurisdicciones”, afirmó el ministro en relación al cobro de una alícuota de 1,2% a las compras concretadas con las tarjetas.

Al respecto, el legislador del Frente de Todos, Matías Barroetaveña, afirmó que “nos encontramos que para el 2021, en vez de proponer una reactivación del consumo, meten las manos a la clase media y clases populares”, mientras que el diputado Juan Manuel Valdés evaluó que el tributo representará un “ajuste en nuestra capacidad contributiva”.

A su turno, el diputado del GEN, Sergio Abrevaya, manifestó su “preocupación” con el nuevo impuesto; en tanto que el legislador del Frente de Izquierda, Gabriel Solano, calificó la medida como “un impuestazo contra la población”.

Hacia el final de su exposición, Mura detalló que el Presupuesto 2021 contiene las mismas variables macroeconómicas que figuran en el proyecto nacional, ya que contempla una variación de la actividad económica del 5,5%, un tipo de cambio de $102,4 hacia fin de año y una variación en el nivel de precios del 29%.

Las estimaciones para el próximo año presentan un total de gastos estimado en $ 612.643 millones y un total de recursos por $ 587.568 millones, lo que proyecta un resultado financiero deficitario en $ 25.074 millones.

Con respecto al Impuesto Inmobiliario/ABL, informó que “se continuará aplicando la metodología implementada durante el corriente año, a través de la cual la actualización de este tributo estará en línea con la inflación”.

Por último, Mura remarcó que las áreas sociales, como educación, salud y desarrollo social, “comprenden la mayor parte del gasto”, según el proyecto oficial.

A la vez, la seguridad mantendrá “su proporción en el presupuesto con 15,8 % del total proyectado para el próximo ejercicio y un crédito previsto de $ 97.084,3 millones