Con recortes en áreas sensibles, el oficialismo porteño logró aprobar el presupuesto 2021

Con los votos del oficialismo y sus bloques aliados, la Legislatura porteña aprobó este jueves 10 de diciembre el proyecto de presupuesto 2021 presentado por el Gobierno de la Ciudad. La iniciativa proyecta gastos por algo más de 612 mil millones pesos. Tiene marcados recortes en áreas sensibles, como infraestructura escolar, y prevé un nuevo impuesto a las compras con tarjetas de crédito.

El debate se extendió por más de cuatro horas. Era la última sesión ordinaria de la Legislatura. El interbloque de Vamos Juntos defendió el “presupuesto de contingencia”. Según el oficialismo porteño, se lo definió en esos términos por el recorte a la coparticipación de la Ciudad que aprobó el Congreso Nacional.

El legislador de Vamos Juntos Claudio Romero, presidente de la Comisión de Presupuesto y Haciendo, sostuvo: “Nuestro partido y espacio político, en estos últimos 5 años, ha tenido un 95% de cumplimiento de su presupuesto. La cifra habla de la responsabilidad con la que llevamos a cabo nuestra gestión. Debido al recorte de coparticipación del Gobierno Nacional, impulsamos hoy un presupuesto de contingencia con fuerte reducción del gasto público, suspensión de obras, revisión de grandes contratos y medidas transitorias”, destacó. 

“Debido al recorte de coparticipación del Gobierno Nacional, impulsamos hoy un presupuesto de contingencia con fuerte reducción del gasto público”.

Claudio Romero, legislador de Vamos Juntos.

“Decimos que es contingencia porque si la situación se retrotrae a septiembre, porque hay un fallo pendiente de la Corte Suprema, este programa transitorio que presentamos no se va a aplicar”, añadió Romero.

Respecto al debate por la coparticipación, el presidente del bloque del Frente de Todos, Claudio Ferreño, defendió la decisión del ejecutivo nacional. “No se saca dinero sino que se está corrigiendo lo que se hizo mal durante la presidencia de (Mauricio) Macri”.

Sobre los números del proyecto, la legisladora del FDT María Rosa Muiños, vicepresidente de la Comisión de Presupuesto, destacó: “Es un proyecto que perjudica a la mayoría y beneficia a la minoría”. Y pidió que se excluyeran los tributos como el que grava los gastos con tarjetas de crédito emitidas en la Ciudad. “No hacen falta”, dijo la diputada.

Ese impuesto será del 1,2% por el total de los consumos con tarjeta.   

“La infraestructura escolar proyecta gastar un 63% menos de lo previsto en 2020-remarcó Muiños-. El Ministerio de Desarrollo y de Producción baja en un 15,7%, pero sube el gasto publicitario”.

“Se reduce la partida en transporte, en trabajo, en vivienda, en ecología. Todo cae alrededor del 20%”.

María Rosa Muiños, legisladora del Frente de Todos.

La diputada también se refirió a la diferencia de partidas según los barrios. “En las comunas más pobres baja la asignación presupuestaria. Se reduce la partida en transporte, en trabajo, en vivienda, en ecología. Todo cae alrededor del 20%”.

Los números de la votación fueron los siguientes: 39 a favor, con el oficialismo y aliados, y 20 en contra. Los legisladores que se opusieron fueron los del Frente de Todos, el Frente de Izquierda y de Autodeterminación y Libertad.  

Desde el punto de vista macroeconómico, el proyecto contiene las mismas variables que figuran en el presupuesto nacional. Contempla un crecimiento económico del 5,5 por ciento, un valor del dólar de 102,4 pesos hacia fin de año y una inflación del 29 por ciento.

Con respecto al ABL se continuará aplicando la metodología implementada durante este año. Es decir que la actualización estará en línea con la inflación.