La Ciudad denunció penalmente a docentes por cantar en un acto para defender “el mérito”

Por Demián Verduga

La secretaria General de UTE-Ctera, Angélica Graciano, escuchó que tocaban al timbre de la puerta de su casa. Salió a la vereda. Había una camioneta de la Policía de la Ciudad. “Primero me asusté. Pensé que le podía haber pasado algo a una de mis hijas”, le dijo Graciano a Diario Z.

Uno de los agentes se acercó y le entregó una notificación a la dirigente sindical. Era una citación de la justicia porteña. Tiene que presentarse este miércoles 16 de diciembre a las 10 de la mañana en la “Unidad Fiscal Norte”, en avenida Cabildo al 3000. El motivo: haber protestado hace un año contra el intento de la ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña, de realizar traslados de docentes sin respetar “el orden de mérito”.   

“Esto empezó en noviembre del año pasado”, le explicó Graciano a este medio. “Tenía que realizarse el acto administrativo habitual en el que la junta de calificación decide qué pedidos de traslado realizados por los docentes autoriza y cuáles no. Antes de comenzar, Acuña informó que pretendían cambiar el criterio que rige desde siempre”.

“Los docentes empezaron a cantar porque Acuña quería autorizar los traslados sin respetar el orden de mérito”.

Angélica Graciano, secretaria General de UTE-Ctera.

La referente gremial explicó que más allá de los motivos por los que los maestros pueden pedir un cambio de institución, siempre primó un orden de mérito. Es decir: aquellos maestros que juntaron más puntaje por su tarea tienen prioridad en su pedido. Esto ocurre porque hay algunos destinos que tienen más solicitudes que los cupos necesarios. Y de alguna manera hay que ordenarlo.     

Acuña quiso hacerlo con otro criterio: por cercanía, por unidad familiar, por algún tema de salud. Son razones para pedir traslado. Todas las solicitudes tiene ese tipo de justificativo. La idea de no respetar el orden por mérito despertó una reacción de los docentes que estábamos en el lugar. Empezaron a cantar. Eso impidió que se realizará el acto público. Después se abrió la negociación con el gobierno y los traslados se hicieron de nuevo por orden de mérito, como siempre”.

En el primer párrafo de la notificación que recibió Graciano este lunes 14 de diciembre dice que la acusación es por violación del “artículo 241” del código penal porteño. Ese artículo dice: será reprimido con prisión de quince días a seis meses:

  • El que perturbare el orden en las sesiones de los cuerpos legislativos nacionales o provinciales, en las audiencias de los tribunales de justicia o dondequiera que una autoridad esté ejerciendo sus funciones.
  • El que sin estar comprendido en el artículo 237, impidiere o estorbare a un funcionario público cumplir un acto propio de sus funciones.

“No voy a ir hasta no conocer el expediente. Pedimos prórroga”, remarcó  Graciano al ser consultada por sus próximos pasos. “Creo que haber denunciado hace 20 días que nombraban profesores de educación física por afuera del orden de mérito reavivó el tema”.    

 Por su parte, UTE-Ctera emitió un comunicado repudiando la denuncia contra Graciano y otros dos docentes. “Se trata de un claro intento de disciplinamiento, castigo y persecución-dice el escrito-.Es la respuesta a los fracasos y mentiras de su política educativa. Acuña convoca a las familias a denunciar a los docentes de sus hijos. Y ella misma utiliza esas prácticas con quienes sostuvieron la educación durante el aislamiento y dejaron expuesta sus políticas de crueldad”.