Polémica por Sputnik V: la vacuna rusa sería autorizada para mayores de 60 la próxima semana

Una frase del presidente de Rusia, Vladimir Putin, disparó la polémica. Se produce en el marco de la ansiedad y la competencia que hay en todo el mundo por adquirir la vacuna contra el Covid-19.

“Todavía no me vacuné. Las vacunas que se están administrando a la población actualmente están autorizadas para determinada edad. Me la daré tan pronto sea posible”, dijo Putin, según publicó el sitio web Rusia Today, que es una agencia de noticias del gobierno ruso.  

“Hubo una absoluta distorsión en la traducción de lo que dijo el presidente Putin”.

Daniel Gollán, ministro de Salud bonaerense.

La declaración fue el puntapié de una bola de nieve en la mezclan la guerra de los laboratorios, el apuro de los países por cerrar acuerdos y no tener que esperar para recibir la vacuna, y la geopolítica.

La doble lectura que abrió la frase del mandatario ruso es la siguiente. Uno: que Sputnik V no sirve para mayores de 60. Dos: que el estudio clínico en esa franja etaria recién finalizó y se están por publicar los resultados.

La Secretaria de Acceso a la Salud nacional, Carla Vizzotti, que está en Moscó, remarcó: “Están terminando los últimos pasos para poder también aprobar el uso de esta vacuna en los mayores de 60 años. Cuando se realizan ensayos clínicos se van analizando diferentes grupos. Lo que nos vienen contando esta semana es que, en este momento, en esta etapa de la vacunación, se la están aplicando a personas hasta 60 años, a docentes y al personal de salud”.

Para el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, hubo “una absoluta distorsión en la traducción” de lo que dijo el mandatario ruso. “Putin dijo que él tiene 67 años y que no se ha aplicado la vacuna porque por ahora los protocolos son hasta 60 años. Se está investigando en personas menores de 18 y mayores de 60. Durante diciembre terminaría el estudio en los mayores de 60”.

“La fase 3 de los rusos, que se va a publicar en los próximos días, incorpora voluntarios mayores y con comorbilidades”.

Eduardo Teijeiro, infectólogo, miembro del Consejo Asesor del presidente.

Sobre el mismo debate, el infectólogo Eduardo López le dijo al diario La Nación: “La vacuna rusa de fase 2 que está publicada enroló gente de hasta 60 años para las pruebas. No se permite en fase dos enrolar a voluntarios de más de 60. Pero la fase 3 de los rusos, que se va a publicar en los próximos días, incorpora voluntarios mayores y con comorbilidades”.

Ricardo Teijeiro, también infectólogo y miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), se expresó en un sentido similar. “Esa evaluación estará terminada a fin de diciembre. Los rusos ya vacunaron a mayores de 60, no es que no se los puede vacunar, pero aún no están publicados los resultados. De todos modos, aunque los rusos digan que sí se puede usar en personas mayores, luego la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), en nuestro país, la tiene que autorizar. Es decir que nosotros también la vamos a evaluar. No es que si Rusia aprueba la vacuna ya está lista para que sea aplicada en la Argentina”.

“Están terminando los últimos pasos para poder también aprobar el uso de esta vacuna en los mayores de 60 años”.

Carla Vizzotti, secretaria de Acceso a la Salud nacional.

Hay un contexto en que se produce está polémica. La vacuna del laboratorio estadounidense Pfizer, que hizo estudios clínicos en Argentina, en el Hospital Naval, comunicó la semana pasada que no tendrá la capacidad de producir las 100 millones de dosis que había planificado para este año. Dentro de ese paquete había alrededor de 900 mil para la Argentina. Esta vacuna es la que están comprando Estados Unidos, Europa y Canadá, clientes prioritarios de la empresa estadounidense. A eso se suma el retraso en la de Oxford-AstraZeneca, que se fabricará en Argentina, pero estaría para el mes de marzo.

Y, por supuesto, la pandemia, que empuja a todos los países a apurar los tiempos. De hecho, la Organización Mundial de Salud considera suficiente un 50% de eficacia en una vacuna en un contexto de pandemia. Las que se están comenzando a aplicar, Sputnik y Pfizer, están ambas por encima del 90 por ciento.

Rusia lanzó la vacunación de su población la semana pasada en las franjas etarias en que ya se terminaron todos los estudios clínicos. En el caso de los mayores de 60, la autorización final estaría el 20 de diciembre, según un comunicado del día de hoy del Centro Ruso de la UBA.