Por los contagios es dudoso volver a las aulas pero Educación insiste y dice que la vacuna no importa

Por Franco Spinetta. Especial Diario Z

¿Volverán en febrero las clases presenciales a las escuelas porteñas? El debate empieza a levantar temperatura. El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta se mantiene firme en su decisión de que docentes y alumnos estén en las escuelas el 17 de febrero. Los sindicatos adelantaron que, según evalúan, no están dadas las condiciones epidemiológicas para regresar al aula. Y exigen que se garantice conectividad y computadoras a los chicos que perdieron contacto con las escuelas, el 10 por ciento de la matrícula.

El impacto del 2020 en el ámbito educativo (aún no mensurado en su totalidad) fue significativo. Millones de niñas y niños dejaron de verse todos los días y debieron cambiar drásticamente la forma de aprender. Los docentes, del otro lado de la pantalla, también tuvieron que adaptarse rápidamente a las nuevas demandas, entre ellas, la extensión de la jornada laboral para tratar de no dejar a ningún alumno fuera.

Luego de un año con mínimo contacto (sólo al final del 2020 hubo un ensayo de “escuelas-burbuja” de dudoso impacto real), el gobierno porteño parece apostar por el regreso.

“Mantenemos la fecha el 17 de febrero como inicio del ciclo lectivo, lo mismo con la presencialidad. La Ciudad no considera ningún cambio en ese sentido, apuntamos a que desde el arranque de manera presencial”, dijeron a Diario Z desde el Ministerio de Educación. La decisión forma parte de un plan acordado entre las provincias en el Consejo Federal de Educación, donde se decidió buscar la forma de volver a las clases de manera presencial. Sin embargo, las estrategias difieren de acuerdo de las necesidades políticas de cada distrito.

Mientras se lleva a cabo la primera parte del plan de vacunación en la Ciudad (recién se aplicó un tercio de las vacunas que tienen en su poder), que tiene a los médicos en la primera línea de atención de la pandemia como prioridad, la cartera educativa que encabeza Soledad Acuña adujo que la vacunación de los docentes no es condición para la presencialidad. “Los docentes están en el quinto y sexto lugar en el plan de vacunación armado por el gobierno nacional. Ya lo dijo el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta: la vacuna no es un condicionamiento para el regreso presencial a las aulas”, informaron desde Educación.

Si bien no hay una postura uniforme en los 17 sindicatos docentes de la Ciudad, los dos mayoritarios (UTE y Ademys) ya adelantaron su rechazo a las clases presenciales en este contexto. “Yo creo que no va a haber docentes el 17 de febrero, va a pasar lo mismo que con las burbujas, los docentes no van a acompañar y las familias tampoco. Ahora bien, la foto la van a tener, que es lo que les importa”, señaló a Diario Z el secretario adjunto de UTE, Eduardo López. “No es una novedad la postura del gobierno. En octubre, cuando abrieron con las escuelas burbuja, fue un fracaso: no fue nadie, fue sólo una foto para Instagram. Fueron pocos chicos, muchos funcionarios”, agregó.

Desde UTE explicaron que en la mesa de negociaciones con el gobierno aportaron un sistema de semáforo epidemiológico que es utilizado en Nueva York. El sistema comprende tres variables para abrir una escuela: no tiene que haber más de 200 contagios cada 100 mil habitantes en los últimos 14 días; debe haber menos de 10% de positividad y no tiene que subir más de un 10% la curva, respecto de los 15 días anteriores.

“Con eso, se suspenden las clases en Nueva York, donde no están UTE ni Ctera. Es el semáforo de riesgo. En la Ciudad, estamos arriba de todos esos números (1.200 casos diarios en promedio). En Estados Unidos, con 420 casos diarios en una población similar a la Ciudad (3 millones), cierran”, indicó López.

Los privados, tampoco

La vuelta a clases presenciales en los colegios privados de la Ciudad, que abarcan la mitad de la matrícula porteña, tampoco está garantizada. “En la medida que no estén dadas las condiciones sanitarias y epidemiológicas, consideramos que no debe haber presencialidad”, dijeron a este medio desde el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (SADOP). “Las clases, como fue durante todo el año pasado, van a continuar. Ahora tenemos que considerar la campaña de vacunación, es importante que los y las docentes estén vacunados. Hasta que no bajen los casos y se complete la campaña de vacunación, no están dadas las condiciones para la presencialidad. Pensar de acá a febrero, hoy, es futurología”, insistieron.

Durante el 2020, según calculan desde los sindicatos docentes, el 10 por ciento de los chicos perdieron contacto con las escuelas. “La opción del gobierno es la presencialidad y los contagios. Esto, por supuesto, es para los pobres: las escuelas más caras no van a volver de manera presencial. Nosotros pedimos computadoras y conectividad, para los chicos de capital y de todo el país”, señaló López.

Con este debate de fondo, ¿comenzarán las clases de manera presencial? “Yo creo que sí, que van a arrancar, es una decisión política. Es parte de una visión negacionista, aunque se complique el escenario epidemiológico, Rodríguez Larreta va a abrir igual”, cerró López.