El “semáforo” que proponen los docentes para decidir cómo y cuándo retomar las clases presenciales

Hoy comenzaron las reuniones del Gobierno porteño y los gremios docentes para intentar alcanzar un acuerdo sobre el regreso de las clases presenciales. El Ejecutivo local apuesta a reabrir las escuelas el 17 de febrero, en poco más de un mes. Hasta ahora, los principales sindicatos de maestros de la Ciudad, UTE-Ctera y Ademys, han sido muy refractarios a la propuesta.

Sin embargo, antes de ingresar al encuentro, la secretaria general de UTE-Ctera, Ángelica Graciano, compartió un comunicado con la iniciativa que el gremio llevó al encuentro. Se trata de un “semáforo” para determinar el nivel de riesgo epidemiológico y con esa base decidir los niveles de apertura.    

Según Graciano, el índice se inspira en el que aplicó en Estados Unidos el Centro de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

“Esta propuesta implica calificar como rojo (alto riesgo) cuando hubiera 200 nuevos casos cada 100 mil habitantes en el promedio de los últimos 14 días. O una positividad mayor al 10 por ciento”, escribió la referente sindical en su twitter.

El siguiente escalón, amarillo, destacó Graciano, es el riesgo moderado. “Ocurre en el momento en que haya de 50 a 200 casos cada 100 mil habitantes cada 14 días y una positividad de entre el 8 y el 10 por ciento”.

Y el color verde, bajo riesgo, es para cuando hubiera menos de 50 nuevos casos cada 100 mil habitantes en el promedio de 14 días. Y que la positividad sea menor al 8 por ciento.

En el momento actual, la Ciudad tiene alrededor de 450 casos nuevos cada 100 mil habitantes en las últimas dos semanas. Es decir que está muy por encima de la luz roja del semáforo que proponen los docentes.  

Estos indicadores elaborados por los gremios no están muy lejos de lo que la semana pasada el Gobierno nacional señaló como valores para tomar medidas “restrictivas”. De hecho, el número que el protocolo elaborado por Ginés González García destaca como “línea de corte” es el de 150 casos nuevos cada 100 mil habitantes en el promedio de 14 días.

“Este índice consensuado puede permitir la implementación de estrategias responsables que tiendan al cuidado de la salud de la comunidad educativa-sostuvo Graciano- Sería con pautas certeras y claras para la circulación de los docentes y estudiantes”.

La sindicalista destacó, además, que exigen “la implementación inmediata de un esquema de vacunación para el personal docente y no docente. Y la creación de los cargos que sean necesarios para sostener los probables esquemas mixtos”.