Familias autoconvocadas proponen “comisiones ampliadas” para definir la reapertura de cada escuela

Un grupo de más de 250 familias, docentes y estudiantes, realizaron una reunión virtual para pedir “un regreso seguro” a las clases presenciales. El encuentro se dio en el marco del debate nacional y porteño sobre cómo será el inicio del ciclo lectivo este año. El encuentro fue organizado, entre otros, por el colectivo Vacantes para Todos en la Escuela Pública.

La reunión se realizó el pasado lunes 18 de enero y el comunicado circuló al día siguiente. Los autoconvocados hicieron una larga lista de propuestas y reclamos. El punto central de sus propuestas fue retomar el “semáforo epidemiológico” que elaboró durante el año pasado el Ministerio de Educación nacional. Ese medidor tiene 3 indicadores con 3 niveles de riesgo cada uno. Uno de los puntos es si hay o no circulación comunitaria. Este elemento es casi imposible usarlo ahora. Todos los casos son comunitarios. Ya no hay diferenciación entre importado y local, como sí había al inicio de la pandemia.

Semáforo elaborado por el Ministerio de Educación nacional el año pasado.

El segundo dato es el crecimiento de casos armando un promedio de 14 días y comparándolo con las dos semanas anteriores. Ese indicador sería seguro (verde) cuando los positivos van disminuyendo al menos un 20 por ciento; estable (amarillo) cuando no crecen más del 20% y rojo cuando el aumento está por encima de esa cifra.

El último indicador del semáforo es el de ocupación de camas de terapia intensiva. En ese caso la situación se consideraría segura cuando está por debajo del 60%; amarilla cuando se ubica entre 60 y 80; y rojo al está por encima del 80%.  En la Ciudad, según los datos del martes 19 de enero, la ocupación de UTI en el sector público ronda el 29%.  

“Observando los casos de los últimos 15 días, el semáforo arroja un valor muy por encima del 20% de crecimiento que sería el permitido. Da por resultado dos indicadores en rojo y sólo uno en verde que es el de camas disponibles. Este valor no habilita ningún tipo de presencialidad en las escuelas”, dice el comunicado de las familias autoconvocadas.

Las familias proposieron “retornar a la presencialidad cuando haya un número suficiente de personas vacunadas que otorguen cierta inmunidad

En un comunicado.

El escrito también exige el “reacondicionamiento edilicio”. “Que se garanticen todos los servicios básicos: agua, luz, gas, teléfono. Que se coloquen o se pongan a punto los artefactos de ventilación, que haya medidores de dióxido de carbono”.

Además reclamaron la “ampliación del número de sanitarios en caso de ser necesario, colocación de mosquiteros en puertas y ventanas. Y provisión de al menos un generador por escuela para utilizar en caso de cortes de luz”.

Las familias autoconvocadas expresaron que preferirían “retornar a la presencialidad cuando haya un número suficiente de personas vacunadas que otorguen cierta inmunidad. Se debería bajar el nivel de contagios diarios para garantizar cierta seguridad”.

En este marco, propusieron la creación de comisiones compuestas por docentes, estudiantes, familias, cooperadoras y equipos directivos para decidir las condiciones de reapertura y el protocolo de cada escuela.