Docentes insisten en que no hay condiciones para clases presenciales: “La situación sanitaria es gravísima”

Los gremios docentes de la Ciudad de Buenos Aires siguen resaltando la falta de garantías sanitarias para el retorno a clases presenciales propuesto por el Gobierno porteño para el 17 de febrero. El secretario adjunto de Ademys, Jorge Adaro, lamentó que las autoridades de la Ciudad estén planteando el retorno a través de lo que llamó “burbujas de hacinamiento”, en referencia a las aulas. Adaro se quejó de que la posición de los docentes pidiendo certezas se traduzca en “una gran campaña en su contra”, instalando la idea de que no quieren el “regreso a clases”.

“¿Cuál es el motivo para que las autoridades insistan en esto cuando hay un rebrote y no han puesto un solo peso para reacondicionar las aulas?”, se preguntó Adaro en declaraciones a radio Continental.

¿Cuál es la posibilidad en un aula con 30 chicos de mantener el distanciamiento? Ninguna.

Jorge Adaro, secretario general de Ademys.

El sindicalista apuntó a la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña. Dijo que proponía “burbujas de hacinamiento” en las aulas. “Yo las llamo así porque en un aula con 30 chicos, ¿cuál es la posibilidad de mantener el distanciamiento? Ninguna. Y cuando uno se los plantea, ellos dicen: que cada escuela lo resuelva”, planteó el gremialista.

Adaro fue más lejos y se preguntó en nombre de su gremio -que pertenece a la CTA: “¿Cuál es el motivo para que los gobiernos insistan en la presencialidad sin haber destinado un solo peso al acondicionamiento de las aulas’”.

“Mantener una fecha a como dé lugar denota que no tienen un interés en la educación pública”.

Angélica Gracinao, secretaria General de UTE-Ctera.

La Secretaria General de UTE-Ctera, Angélica Graciano, también se refirió al anuncio del Gobierno de la Ciudad. “Si quieren empezar las clases el 17 de febrero vamos a hacer retención de servicios. No vamos a concurrir al lugar de trabajo”. En declaraciones radiales, la dirigente del principal sindicato de docentes porteño advirtió: “Los anuncios demuestran que desconocen el funcionamiento de las escuelas y no tienen idea de cómo es dar una clase”.

“La situación sanitaria está descontrolada-remarcó Graciano-. Mantener una fecha a como dé lugar denota que no tienen un interés en la educación pública”.

La referente gremial destacó que el Ejecutivo capitalino “quiere hacer una burbuja. Un docente secundario tiene cinco escuelas. Y no puede ir en bicicleta de escuela en escuela. Son palabras que suenan muy bien pero caen al vacío. No tienen un arraigo en la realidad de cómo organizar un establecimiento educativo”